24 de septiembre de 2017

[La Revolución Sexual] 10 años del disco de inflexión de La Casa Azul


Estamos ansiosos. Nos mordemos las uñas esperando alguna noticia sobre la publicación de La Gran Esfera de La Casa Azul. Camino vamos de los seis años sin disco del proyecto musical más reconocido de Guille Milkyway, y uno de los grupos de pop más importantes de la historia. Mientras Guille ha confirmado su participación en Operación Triunfo 2017 como profesor de cultura musical y a la espera de que esos “Pronto” a los que responde en las redes sobre cuándo saldrá el nuevo disco… nos vamos a rescatar La Revolución Sexual (Elefant Records, 2007) que en noviembre cumplirá la friolera de diez años.


Y es que este 2017 nos ha dejado aniversarios de otros discos míticos como el Dos Rombos de Lorena CEl Disco de tu Corazón de los Miranda!. La Casa Azul descubrió las mieles, y los infiernos, del éxito en este disco que ha sido el más popular de su carrera. La Revolución Sexual, la canción, fue el adelanto del álbum y el punto de inflexión en el cambio del grupo: Se descubría que los cinco miembros del grupo en realidad eran androides controlados por Guille. Existe un plano muy simbólico del videoclip donde se ve a los cinco miembros chocando todos y reconvertidos en Guille. Siempre había sido así pero había que hacerlo de una manera fantástica e imaginativa como había sido el grupo hasta la fecha. La Revolución Sexual va más allá de la propia expresión, ya que podría haber sido un himno del Orgullo en toda regla, habla más de la autopercecepción que tiene uno de si mismo, de cómo podemos querernos más y que al final todo depende del punto de vista y el enfoque que se le de a las cosas. Con este álbum fue cuando Guille dejó su anterior trabajo y se dedicó por completo al mundo de la música.

Domingo González se encargaría nuevamente de la dirección de los videoclips para este álbum. Vimos a Guille por primera vez haciendo una coreografía, descubrimos toda la verdad que escondían los androides y nos metíamos en un universo fantástico que hasta el momento no había sido abordado.



Guille es apasionado de Eurovision y en 2008 la preselección española se llevaría a cabo mediante Myspace. Los grupos se presentaban y se iniciaba una serie de votaciones que llevaría a algunos de ellos a la final. Todos sabemos que aquello terminó casi como el Rosario de la Aurora, no porque hubiera peleas sino por la elección de aquel chiste presentando en un programa de Buenafuente que demostró que en este país mucha gente lo de Eurovision se lo pasaba por el forro.

Aún así, La Casa Azul llegaría a la final, junto a Lorena C entre otros, haciendo que la canción sonara más allá de los circuitos habituales indies de la época. Así llegó a la radiofórmula y a las discotecas más comerciales y su nombre se hizo conocido. Fue algo pasajero pero duró al menos unos cuantos años… Si pregunto en mi oficina por La Casa Azul a algunos les suena y otros me miran con cara raro.


Pero La Revolución Sexual, que producía el propio Guille como todos los discos de La Casa Azul, era mucho más. Tras El Sonido Efervescente de La Casa Azul y Tan simple como el amor las temáticas de amor/desamor decidieron extenderse a conflictos como el estrés, desengaños, miedos y las frustraciones tan del siglo XXI. El sonido se ha vuelto más extremo, metálico, una mayor producción que nos hace viajar por cada una de las 13 canciones que componen el álbum.

La Nueva Yma Sumac casi podría ser una canción para videojuegos por los sonidos 8bits y ese punto de jpop que hay en los tres minutos de duración de la canción. Prefiero no, por el contrario, se va más hacia el bubblepunk y aceleraciones guitarreras donde Guille deja las cosas claras. Para El momento más feliz podemos ver algo de los dos discos anteriores, el amor, los instantes que merecen la pena, el amor. Y No más Myolastán es un himno curativo sobre mejorar y dejar los ansiolíticos. Mis nostálgicas manías nos lleva a esos momentos en que rompemos con costumbres que nos hacen daño y no valen para nada.

Chicos Malos, que dieran nombre a unos DJs, es una de esas canciones que en su versión maqueta estuvo sonando años en las radios. Por fin tenemos una digna versión de estudio, un tanto modificada, pero que también nos ha hecho pasar tan buenos ratos. Mucho más de lo normal, que es una de amor marca La Casa Azul para las noches que sales a bailar. En La Gran Mentira deja claro que es la mentira de esta sociedad, mientras que Una cosa a dos, selecciona las cosas que tendría que cambiar.



Esta noche sólo cantan para mí es una de esas canciones con un modo ABBA que lo que pretende es decirnos como la música nos puede salvar a través de sus canciones y de una serie de cantantes que nos llevan por los mundos de las melodías. El videoclip de Domingo González, el último que realizaría para La Casa Azul, nos mezcla patinaje con la muerte de los androides en unos planos muy de David Lynch donde nos preguntamos ¿Qué es lo que va a pasar a partir de ahora?

Para cerrar el disco llega Triple salto mortal con estribillo acelerado un poco de bossa y toda la potencia y, finalmente,  Un mundo mejor, funk instrumental para escapar de todo lo que sucede.

La Revolución Sexual se consideró, pasado el tiempo, el comienzo de una trilogía que seguiría con el pesimista-hedonista-darlotodo La Polinesia Meridional, y que teóricamente acabará con la publicación de La Gran Esfera que, por ahora, ni se ve ni se le espera a falta de un anuncio oficial de su publicación ni de aquellos singles previos que se iban a lanzar.


Bonus Track: Tras La Revolución Sexual se editó un CD bajo el nombre Lo que nos dejó la Revolución (2009) que incluía versiones en otros idiomas de algunas de las canciones, directos, o versiones como la de Love is in the air. Posteriormente con motivo del 25 aniversario de Elefant Records se reeditó el vinilo de La Revolución Sexual [25º aniversario de Elefant] (2016) que incluyó el disco original + Lo que nos dejó la revolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...