14 de marzo de 2011

[Bitácora de un viaje] Please fasten your seat belts. My name is Kylie.





Madrid, 12 de marzo del 2011


3:50h. Suena el despertador con Deli de Delorean. Dormir sólo dos horas. Levantarte con el estómago tocado. Correr por tu casa para recoger todo. Salir cuasi escopetado por la puerta.

4:20h.  El bus de ida va tan vacío. Claro lo normal a estas horas es hacer el recorrido contrario. Es una gozada ir en contra del mundo algunas veces.

5:00h. Cogemos el bus los tres que vamos juntos que lleva al aeropuerto. Muy práctico. Se coge frente a Correos en horario nocturno tiene aquí la salida, en el diurno desde Atocha pero con parada también en Cibeles. 2€ por trayecto, cómodo y rápido sino hay atascos. Los horarios de ida y vuelta por si os interesa.

06:10h. Nos hemos recorrido toda la T2 de Barajas para llegar, literalmente, a la última puerta de embarque. Existen los Subway que daba por desaparecidos en España. Me avisan después que en Barcelona si que siguen existiendo.

06:40h. Hacemos la cola para entrar al avión. Un hombre pregunta que si hay que hacer la cola para subir. La gente se ríe. Una niña acompaña a la azafata. Pienso que cada vez son más jóvenes becarios. La sociedad está muy competitiva, lo que obliga a estas cosas.

06:45h. La chica pasa de mirarnos el DNI para comprobar que somos nosotros mismos. Menos mal que no somos terroristas. Viendo las pintas, tenemos localizados a tres que seguro van a ver a Kylie, sin miedo a equivocarnos.

07:15h. Un precioso amanecer que he podido ver al fondo. Lo guardaré en la retina. Las azafatas al hacer las señalizaciones de puertas de emergencias del avión me han recordado a Kylie en Light Years.



09:30h.  Estamos en Barcelona en un tren camino del centro de la ciudad, habiendo dejado el  aeropuerto del Prat. 3,15€ por trayecto para llegar, tenemos sueño, va mucha gente, pero estamos sentados. Que bien se está sentado. Al salir del avión nos hemos sentido un poco en medio de la lluvia arrastrados casi con el viento...

10:00h. Llego a casa de mi amigo -el metro parece más luminoso que la última vez, me contarán que están renovándolo- está con cara de recién levantado... porque está recién levantado. Es lo que tiene ser tan majo para acogerme en su casa. Cada uno de los tres que íbamos en el avión nos vamos a casa de un amigo diferente.

11:00h. Estamos viendo los 40, nos horrorizan algunas de las canciones que hay en la lista, ¿Por qué sale tantas veces Melendi?, ¿Por qué Ricky Martín llegó tarde a salir del armario y hacer canciones sobre igualdad?. Después se ponen revival con cosas como Modjo, que son mucho más entretenidas, o  volviendo a la actualidad el dueto de Taio Cruz con Kylie de Higher.

12:00h. Hace tan buen día que no apetece hacer nada, pero nos vamos a ver cosas al FNAC. Descubro que hay muchas ofertas que no veo en el de Callao. No es por nada, pero muy mal me parece esto, que el de aquí es muy grande. Si mi cuenta no estuviera bajo mínimos me llevaría buena parte, pero como no lo está... pues nada. Compramos la Cuore, fundamental en cualquier viaje. Encuentro con otros amigos que van al concierto.

14:00h. Regreso a casa de mi amigo a comer. Me hacen un arroz tres delicias estupendo para mi pobre estómago. No quiero que me de muchos problemas en el concierto horas después. ¿Alguien le puede decir a la lluvia que deje de caer?. Gracias.


16:30h. Es el momento siesta. Me acuesto. Me quedo tan genial... Queríamos ver la exposición Genius Loci en la Fundació Miró con artistas como Standstill, Mishima e Hidrogenesse donde se mezcla música con escenarios. No nos da tiempo por tema horarios. Podríamos ir el domingo por la mañana, pero nos conocemos y sabemos que no nos despertaremos pronto. Así sucederá.

19:00h. Salgo de la casa con la lluvia, paraguas y la entrada. He quedado a y media en Plaza Espanya, lugar cercano al Palau San Jordi. Ya he perdido a mis amigos del avión que han entrado a la hora que en principio habíamos quedado.

19:30h. Encuentro con mis amigos. Buscamos el bus que ha puesto la TMB (Transportes de Barcelona) especial para el concierto. Sólo tenemos que esperar uno, en el siguiente estamos los primeros vamos sentados. Alguno hace bromas sobre que pasaría si se estrellara ese bus... No hemos preguntado a nadie y hemos averiguado que este bus era el que subía al concierto. No sé porque. La ironía patrocina todo este párrafo.


20:10h. Hemos entrado al majestuoso Palau San Jordi, así con la lluvia, la niebla y tal, le da un toque misterioso desde el exterior. En cinco minutos nos apagan las luces principales porque comienzan los teloneros... ¡Matinée Group DJ!. Si lo pongo así entre exclamaciones es más emocionante, pero me parece una cutrez de teloneros, ¡Queremos a Soraya!

20:20h. El baño la verdad que parece un lugar de cruising, vamos, que estoy convencido que hoy alguno ligará allí fijo. Lo del guardaropas es tan útil. Descargamos abrigos, paraguas y todo para bajar a la pista a darlo todo. Allí conseguimos ya ubicarnos en un buen lugar.

Vista desde las alturas. Otro amigo estaba allí
20:30h. Llamadas a amigos que están por otros lugares del concierto: Tenemos en las grandes superiores, otros por las gradas cual abuelas, algún afortunado por la zona VIP... al final con ellos nos reuniremos un rato al término del concierto, para vernos cinco minutos, que no damos para más.

21:15h. Aparece un amigo de un amigo, se queda un rato, se va al guardaropas a dejar cosas, pero ya no regresaría nunca más.  Quizás se le comió las masas, ligó o fue incapaz de encontrarnos sin la referencia de los dos chicos de sombrero -como el que utilizó Kylie en Like a Drug/Slow en la gira de X- que se fueron de nuestro lado.

21:20h. Están pinchando a Madonna, entremezclada con la propia Kylie, pero este ya no parece el DJ de Matinée, así que no tenemos claro quien es, pero pincha bastante bien. Se lo agradecemos.

21:30h. Pocos minutos después de esta hora hace aparición el concierto en si...


Kylie es muy querida, esperada y adorada por muchos. Alguien la ha definido como el hada del pop. Ya hizo de hada, por cierto, en un pequeño papel en Moulin Rouge, y puede ser una perfecta definición. Quizás tiene a favor esa sensación de cercanía, simpatía y estilo único. No es Madonna que pasa del mundo o Lady Gaga que sobreactúa en algunas ocasiones pasándose de agradecida. Kylie hace acto de aparición de una concha a lo más estilo "La Sirenita", si, he dicho "La Sirenita", aunque se que la sección que es culta o va de ello dirá que es en plan Venus o tal. No, mi referencia es "La Sirenita".

A partir de ese momento con el tema que da nombre a su último álbum, Aphrodite, entramos en un espectáculo lleno de espectacularidad. La estructura del Partenón es enorme, las pantallas internas no pararán de mostrar imágenes y hasta no nos daremos cuenta que la pantalla central se queda a negro a partir del cuarto tema, por algún fallo que no supieron arreglar en todo el concierto. Por cierto, si habéis visto algo por YouTube os aseguro que viéndolo en directo cambia mucho el concepto.

Ella va vestida como un Caballero del zodiaco -si, es que mi infancia me ha marcado- con uno de esos cascos que podría ser perfectamente de Sagitario. Guapa, simpática con su grupo de bailarines que acompañan perfectamente todo. Esta gira demuestra la gran cantidad de cambios y estilos, una vez más, que veremos: serán soldados, bailarines, modelos por un momento, se irán de carnaval, jugarán con sillas y los momentos acuáticos dignos de Gemma Mengual.


El problemático siempre, polémico, setlist tiene de todo: mucha gente se queja de demasiada importancia a su último disco por encima de otros éxitos de su carrera. De ese Aphrodite veremos por ejemplo Cupid Boy, con imágenes de Andrés Velencoso -curiosamente contraportada de todos los periódicos al día siguiente con su campaña de Chanel- en las pantallas mostrando cuerpazo, porque ese torso con vello no podía ser de ninguno de sus bailarines. Andrés, al que Kylie buscaría entre el público y se darían un beso como pudieron delante de todo el mundo en la parte casi final del concierto. La gente aplaudía como si le fuera la vida en ello. Con Closer, uno de los temas más laureados por el público, sale en un ángel negro -Madre del amor hermoso el hombre- donde va subida recorriendo por encima del público. Get outta my way, es uno de mis favoritos, juegan con las sillas y me vi obligado a llamar a un amigo que se que le encantaría. En directo aún mejora más si cabe.

Echamos de menos a Marco Da Silva -al que entrevisté hace unos meses- entre su cuerpo de baile, pero hay que reconocer que los nuevos bailarines no desmerecen y hacen un trabajo fundamental durante todo el concierto.


Dos cosas curiosas con canciones del último álbum: El mash up de Love at the first sight mezclado con Can't beat the feeling y por otro lado tras Looking for an angel que se diera a hacer una versión de Eurythmics con There must be an angel, que era mucho más acelerada que la original. Esta mujer sabe escoger muy bien las versiones que hace en cada una de sus giras.


Cuando habla en español, hasta ondeó alguna banderita española, y en català como hizo en este concierto se gana del todo al público, frases como "Ya es oficial: Barcelona os quiero", hicieron que la gente no parara de  aplaudir en algunos momentos cosa que a ella le encantaba. Entre los clásicos tenemos el I believe in you, regresando a la versión original del tema; una reinterpretación del Slow con una coreo en una plataforma digna de atracción de parque temático para después acabarla a lo chunda chunda sin ningún tipo de problema; Wow, comienza con un momento rockero para volver a su estilo bailable habitual, juega con sus dos coristas y los bailarines se visten de romanos con armaduras, ¡Ays!, ella sabe perfectamente a que público se refiere y dirige. Cuando viaja aún más al pasado se pone carnavalesca -y hasta un poco pendón- como Better the devil you know, pero a veces viaja hasta Spinning Around o al cuasi presente como con The one, un éxito del anterior álbum. Una balada donde se lo llora como If you don't love me.

En cada concierto canta algo a capella con piano por petición del público. Y aunque podríamos esperar que pidiera la gente Your disco needs you -canción que por desgracia no canta en la gira- pues no, fue Come into my world la elegida, otro clásico.


Los bises finales fueron dos. Aquí es cuando llegaba los famosos juegos acuáticos espectaculares. Pues si, lo fueron, comenzando con On a night like this, uno de sus temas más discotequeros, y acabando con el número espectácular de All the lovers. Entonces la sensación de estar metido en un espectáculo era muy intensa, además de cercana: bailarines, acrobacias, agua por todos lados... Este tema puede convertirse, sin ella ni nosotros saberlo, en un nuevo hit en su carrera.

Al terminar la sensación fue tan buena por todos, que es algo sorprendente, ya que siempre suele haber alguno voz discordante. Pero no, una buena inversión, espectáculo, buena compañía y además estando bastante espaciados aunque se vendieran todas las entradas de pista, más vacío se veía la Splash Zone en el centro del escenario, aunque tendría que ser espectacular y cómodo verlo desde allí en el centro de la acción. Otra queja era que el escenario estaba muy bajo y era complicado verla entre las cabezas desde la pista, pero para verlo bien ya llegará el DVD.

Marchando el listado de canciones del concierto, por si alguno tiene interés.

01. The Carnival of the Animals (intro)
02. Aphrodite
03. The One
04. Wow
05. Illusion
06. I Believe in You (versión album)
07. Cupid Boy
08. Spinning Around
09. Get Outta My Way
10. What Do I Have to Do?
11. Everything Is Beautiful
12. Slow
13. Confide in Me
14. Can't Get You Out of My Head (versión rock)
15. In My Arms
16. Looking for an Angel
17. Closer
18. There Must Be an Angel (Playing with My Heart) (versión Eurythmics)
19. Love at First Sight / Can't Beat the Feeling (entremezcladas)
20. If You Don't Love Me
21. Better the Devil You Know
22. Come into my world  (capella con piano, única canción variante entre conciertos)
23. Put Your Hands Up (If You Feel Love)

Bises
24. On a Night Like This
25. All the Lovers


De repente cuando te quieres dar cuenta han pasado casi dos horas y media, pensando dices "Y si se queda media hora más y me hace "Light Years", "Your disco needs you", "I should be so lucky", "Locomotion", "Celebration" y tal...". Pero con todo empiezas a salir de allí muy feliz de lo que has visto, porque la expresión que más repetimos fue "Que gran espectáculo", lo es, lo hemos pagado, bien pagado, pero hemos disfrutado a lo grande. Algunos decían que era el mejor show que habían visto, he de decir que yo tampoco he visto en exceso grandes conciertos pero si de los que he visto sería el mejor.


Barcelona, 13 de marzo del 2011

00:15h. Bajando por el barrio de Montjuic, patinando casi, evitando caídas para llegar a un metro que estabaa hasta los topes también. Todos queriendo regresar a nuestros hogares, casas de acogida, habitación de hotel o deseando salir de fiesta para darlo todo.

1:00h. He sido de los de volver a casa donde me esperan a cenar, mi amigo con otro amigo que se pasaba a verme. Nunca me quejaré de amigos, lo juro, Unos tortellines con queso y tomate que no sabéis lo bien que entraron para el cuerpo mientras sonaba la lista de no sé cuantas horas tengo de música de baile de Spotify.


2:30h. Acabamos viendo Miss Tacuarembó en el sofá, que va a ser la peli que más vea este año -eso que aún no la han estrenado en nuestro páis-. Aunque vamos dando cabezadas, mis ojos me pesan, pero es tan bonita, chula, popera, divertida la película.

4:15h. La cama nos llama. A dormir se ha dicho.

13:45h. Hemos despertado, ¡Hace sol en la calle!, discutimos sobre el arte moderno, tenemos posturas enfrentadas sobre la idea. Es apasionante discutir, siempre y cuando la persona con la que discutas, tenga unos buenos argumentos, que no siempre pasa, y se convierte en algo desesperante. Hubiera discutido sobre horas.

16:30h. Decidimos salir a comer por fin. el McDonalds va a ser buen lugar para seguir recuperando a mi estómago. La mejor opción una CBO, siempre lo ha sido desde que salió al mercado. Las máquinas que han puesto para hacer el pedido con tarjeta, son una gozada cuando hay gente y funcionan muy bien sino las habéis probado. Son cuasi inmediatas en cuanto lo pedís suele estar casi al instante en el mostrador especial que tienen para ello.

18:30h. Me despido del amigo donde me alojo, prometo volver más tiempo. Te debo una noche de fiestón absoluto que no pudimos hacer, pero la haremos. Esperemos que a  la próxima el sol acompañe todo el finde. Me he regalado el número de este mes del  Time out Barcelona para aprender más de grupos catalanes, en éste salen Manel. Acaban de estrenar el video Aniversari (Roger Padilla y Àlex Pastor, 2011)


19:00h. Reencuentro con amigos del avión en Sants, sorpresas de gente que no esperamos vernos. Si, el mundo es un pañuelo en toda regla. Nota: Para ir al aeropuerto desde la ciudad, y viceversa desde el aeropuerto a la ciudad,  es válida la T10 de una zona.

19:09h. Cogemos el tren de cercanías que nos lleva de nuevo para la capital. Al llegar al aeropuerto nos sentimos un poco Kylie bajando el escalón iluminado del mismo. Un bus nos espera para llevarnos a la terminal.

19:45h. Pasamos los controles de seguridad junto a jugadores de fútbol vestidos de traje, ¡Nos enamoramos casi todos! -que no de casi todos-, para después encontrarnos con los de balónmano como remate. Encuentro con otros que han ido al concierto, Hola Astrakus, y mis amigos del concierto. Cuanta amistad hay por todos lados en estos días. La nueva terminal, T1, como decía una amiga es como un centro comercial en cuanto bajas por las escaleras mecánicas.


20:45h. El avión no sale a su hora pero ya estamos dentro, preparados para salir. Unos escriben, otros leen y los demás dormitan. En la revista Europa On Time Magazine que dan en el avión -os la podéis descargar pinchando en el nombre de la misma- aparece los nuevos barrios de Barcelona, un reportaje muy interesante, así como al habla con el nuevo Spiderman o un reportaje sobre Buenos Aires.

22:00h. Llegado a la capital. Un amigo le viene a buscar otro amigo, nos acerca a la ciudad. Esos son los pequeños placeres de la vida.

23:00h. Mi casa. mi sofá, la tele, cansancio.

Más o menos esto puede haber sido los dos días, que no han sido ni 48 horas, en la ciudad condal. Ciudad donde siempre hay que volver, siempre hay cosas nuevas, amigos que ver -que esta vez no he visto porque el tiempo era poco y el cansancio mucho-, amigos que seguir descubriendo y muchas cosas por disfrutar.

A Kylie ya la queríamos, esto no ha hecho más que aumentar nuestro cariño por ella, pero también por la pista de baile que una vez más se ha convertido su concierto.

Ella tras el concierto, extraido de su Twitter

Regresa pronto. Yo a Barcelona lo haré.

Recomendación: la entrada del blog de Astrakus dedicada al concierto donde lo comenta canción a canción dando un completo reportaje sobre el espectáculo.


Está sonando: Barcelona - Plastiscines 

Agradecimiento a i_aparicio y sendenai por compañeros de viaje.
A Ramón e Isa por compañeros de conciertos.
Y el más grande a Edu por su alojamiento, compañia y detalles en estos días.

2 comentarios:

  1. Envidiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiaaa!!! (Pero de la sana, ¿eh?)

    Donde esta "Your Disco needs you"????

    ResponderEliminar
  2. Coño, lo tuyo son las crónicas exhaustivas, madre mía, leyéndote me he sentido como si estuviera en esa casa hablando de arte moderno y comiendo arroz tres delicias, en plan 4D, como el concierto de Kylie :P
    Tan inolvidable todo...y un poco odisea llegar hasta esa montañita bajo el diluvio del fin del mundo, joder...pero lo que haga falta por Kylie!

    ResponderEliminar

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...