5 de julio de 2012

Moonrise Kingdom | Nunca pierdas la ilusión

"Eres, de lejos, mi animal favorito..."


Moonrise Kingdom (Wes Anderson, 2012) es una película que: o te va a gustar o vas a decir "menudo tostón". Esto es para comenzar, no tiene un punto intermedio.

Yo estoy en el sector: me ha encantado. Los motivos son sencillos y claros. Lo primero es la apuesta visual que tiene, desde la primera escena que abre la película, a buena parte de los planos que se van mostrando que hacen ver que no estamos ante una película tradicional. Claro, el director nunca lo ha sido alguien tradicional,  Wes Anderson es responsable de películas como Life Aquatic o The Royal Tenenbaums.


Entre los actores principales nos encontramos a un plantel de grandes estrellas: Bruce Willis, Edward Norton, Bill Murray, Tilda Swinton, Harvey Keitel... todos ellos se encuentran en el lado de las personas maduras, perdón, las supuestamente maduras. Todos son unos personajes bastante grises y tristes, que no parecen disfrutar con las cosas que les van sucediendo.

La historia habla del amor, del primer amor y de la ilusión por conseguir cosas. Marca dos posiciones diferentes, por un lado la de los chavales jóvenes (Muy bien interpretados, partiendo de la pareja protagonista: Jared Gilman y Kara Hayward, ambos debutantes en la actuación)  que tienen pasión, ganas y, como decía antes, ilusión. Por otro lado los adultos, con todo el nivel de actorazos que tienen, que están amargados, perdidos y desilusionados ante la vida, sin esperar nada de ella. Incluso en algunas conversaciones entre niños y adultos queda reflejada esa sensación.


La selección musical, estupenda. El momento tocadiscos, los detalles y referencias. La importancia de ese tocadiscos en determinados momentos, quizás un pequeño homenaje a grupos afines del director. Si yo fuera director de cine metería todos aquellos grupos que quisiera que el mundo escuchara. El encanto del vinilo también aparece reflejado.

Concepto visual, uso del color, los tonos, que al parecer son marca de la casa del director.

Hay una GRAN escena casi al final llena de emoción, de tensión, de planos cambiantes... Realmente todo es un concepto casi de videoclip en formato extended version, desde todo el buen sentido: El mundo del videoclip nos muestra en pequeñas obras de tres minutos más que películas de tres horas.

Amantes de lo  moderno, diferente, especial y con miradas abiertas, disfrutaréis. Si buscáis cine más tradicional mejor iros a ver la nueva de Julia Roberts. Sea cual sea la nueva de Julia Roberts.

La película al final es algo mucho más sencillo de todo lo que se recubre: La felicidad está en nosotros, en lo que nos gusta en lo que queremos y siempre habrá gente, que nos quiera, que nos ayudará a conseguirla por encima de todas las cosas.

Bonus Track: La opinión de Lleonard en su blog Sombras de Neón.

1 comentario:

  1. La imagen de ella en el faro mirando por los prismáticos es tan perfecta que daría para un vídeoclip entero, por ejemplo.

    Creo que el argumento sencillo ayudará a ampliar público, de hecho me sorprendió verla el otro día en el top 10 de películas más vistas en España.

    Gracias por la recomendación :D

    ResponderEliminar

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...