2 de mayo de 2011

Sexy Sadie han vuelto = Scratching my skin I feel so well. A scratch in my dreams


Tras un lleno total, acabando con la venta anticipada tiempo atrás, del regreso de los Sexy Sadie el viernes en la madrileña sala Caracol, llegaba esta segunda fecha el domingo 1 de mayo. Hasta el día anterior se podían conseguir sin problemas entradas de venta anticipada, porque yo lo hice, pero en puerta ya no quedaba ninguna.

El día se había levantado extraño, amenaza de lluvia encubierta en un cielo azulado con nubes. Quizás llevado por la nostalgia del pasado.

Había ganas de recuperar a uno de esos grupos que en los noventa se pusieron en la ola del nuevo indie español. Una de las insignias de una entonces discográfica alternativa que tenía una carrera prometedora como era Subterfuge -quien les ha visto y quien los ve ahora-. Su carrera musical en grupo acababa en el 2006 con un concierto en la Joy Eslava -que aún esperan los fans que se edite un día de estos-, dando después un pequeño oasis tocando el repertorio del It's beautiful I'ts love en el 2008 en dos conciertos conmemorando el 20 aniversario de la compañia.


A mi me transportan a una época: noviembre del 2000, descubriendo gracias a un compañero de la facultad una gran cantidad de grupos nuevos. La extinta sala Divino Aqualung, unos llamados Ellos que sonaban bailables pero no se les escuchaba bien, un Jaime que sacaba a una chica a bailar al escenario, presentaban Butterflies. Curiosamente ambos grupos vuelven a coincidir juntos este año en dos festivales: Contempopranea y Sonorama.

Este año regresan de momento por varios conciertos, varios festivales y la compañía aprovecha para sacar un nuevo recopilatorio con diferente tracklist al que publicaron hace unos años -donde además no estaban los dos últimos discos publicados-.
The Bright

Los teloneros han sido The Bright, que estaban entretenidos, pop rock con un toque de country. Un grupo amable, que no estaban mal, aunque quizás si les hubiéramos dado alguna escucha prevía al concierto lo hubiéramos disfrutado bastante más.

Tienen album editado en este año Soundtrack for a winter's tale (Subterfuge Records, 2011), que merece la pena darle unas escuchas para decidir si os interesa.


La sala estaba bastante llena, pero sin llegar a estar agobiados, lo cual siempre es de agradecer. Se hicieron un poco de rogar Jaime y los suyos, pero ya con las diez de la noche sobre pasadas muchos minutos hacían su aparición en el escenario.

Comenzaron a lanzar globos desde las primeras filas y confettis -que me recordaban más a los conciertos pop piruleta que se llamaba al estilo de Los Fresones Rebeldes de hace muchos años que a los de este grupo- con I know that's the way I like it.


El concierto fue dando bandadas entre grandes clásicos como Stay behind me, Mr. Nobody -que en castellano hicieron llamada Sr. Nadie, nombre del proyecto de Jaime en solitario- hasta temas de su último album (Translate), como Nonsense. Momento en el cual Jaime ha emitido una especie de queja encubierta con lo poco que se escuchó, y menos se había comprado.

Grandes singles como I won't hurt you, Turn me on, A scratch in my skin, Someone like you que enlazaron con no singles igual de pegadizos como Always drunk o Charlie James... hay que reconocer que esta banda firmaba una cantidad de buenas canciones que es sorprendente.

El sonido de la sala Caracol es de los que da gusto, vamos que aquí he visto conciertos de Pastora, Lucky Soul o Mendetz con un sonido cuasi perfecto, cosa que en buena parte de las salas de la capital -si exceptuamos la Moby Dick- no se puede afirmar que suceda.


Menos la primera canción donde nos dimos cuenta que "algo" fallaba, el resto fueron muy bien. No han perdido la habilidad de tocar juntos, se les veía contentos y agradecidos ante el público, aunque la parte de los bises se les quedó bastante sosa sin meter ninguno de los hits. Nos faltaron temas como In the water o I don't know, que quizás puede ser que cayeran el viernes, ya que los dos conciertos no eran iguales.

El público era con una media que rondaba los 30, más tirando hacía arriba, lo cual era bastante lógico debido a que si tenemos en cuenta que el grupo se formó en 1992, sacando su primer disco en 1994. Dicen que a partir más o menos de esa edad, los treinta, todo se empieza a modificar porque empiezas a tener lo que se dice un pasado, aunque antes ya lo tenías, pero ya es un pasado lejano*

Por cierto en un momento pelea de gatas del concierto no sabíamos con quien quedarnos, ¿Es más mono Jaime G. Soriano -cantante- o Toni Toledo -bateria-?. Dudas existenciales. Como que siempre nos acabemos encontrando de concierto en concierto, o por la calle, o en lugar llamado Alburquerque, que siempre es un placer.

Sexy Sadie han sabido defender una época, tener su etapa, ahora lo que espero es que no decidan regresar a hacer un nuevo disco, o al menos que no lo hagan con una visión de negocio. Según varias entrevistas no está entre sus planes grabar nuevo material.


Yo recomiendo el disco debut de Sr. Nadie, en español, buenas letras, bonitas melodias. Recomendable.

Un repaso al pasado, sin olvidarnos del futuro.

*ver la película Todas las canciones hablan sobre mi, para poder entender esta pequeña reflexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...