22 de enero de 2013

Pastora | Una altra galàxia màgica a Madrid


Pastora continúa, crece, evoluciona con el tiempo. Así lo demostraron el pasado sábado en la madrileña discoteca sala Penélope. Alrededor de las diez menos cuarto el trío, cuarteto en directo con Angel.led, cuyo apellido real es Ribas, hermano de Caïm y Pau, entraba en escena… y nunca mejor dicho, ya que sus conciertos son como una especie de obra musical donde Dolo es la actriz principal, Caïm es cuasi la banda del espectáculo, acompañados por las creaciones en directo de Pau, que pone la parte visual a este grupo y Angel que se une a poner la voz en alguna canción y, supongo, que se encarga de las bases.



El concierto se encuentra dentro de la gira de presentación de Una Altra Galàxia, su último disco cantando por entero català, pero se convirtió finalmente en un recorrido por sus grandes éxitos en toda regla. Abrieron con, quizás, su tema más triste, Desolado, canción que estaba al comienzo de La Vida Moderna, para seguir con otro clásico como Tengo, del debut como trío del grupo con Pastora, su álbum homónimo. Así el concierto fue un repaso, bastante completo, de toda su trayectoria: Un pedazo de tierra, Jungla y Octubre cayeron de Un viaje en Noriade su último disco nos dejaron cuatro perlas: Mals Hàbits, Sentic de l'humor, la gran fiestera que es Quan la Mercè està contenta!, quizás la heredera de su popular Lola, y Una Altra Galàxia, que ya es un himno en toda regla, que además provocó el subidón de los presentes. Mirona también se rescató del primer disco, otro de esos temas bailables muy reconocibles del grupo catalán.

Dolo, la mujer polifacética

Dolo, es la perfecta performance, alma de la fiesta, del cachondeo, que igual te canta, te saca una pancarta rollo azafata de un combate de boxeo o se hace un monólogo entre tema y tema; Caïm lo da todo a la guitarra, le pone sentimiento y ganas, mientras que Ángel es el encargado de las bases y Pauet se dedica a dibujar, jugar con las cámaras, y aportar toda la parte visual del grupo. A veces eran nuevas ideas, pero otras se basaban en alguna anterior: como la del platillo que aparece junto a un Templo Maya, aunque añadiendo la duda de si esto no acababa en el 2012 "Y no se acabó!" se leía en el propio dibujo.

También nos dejaron canciones del Circuitos de Lujo, como Cósmica, que el público también recibió con ganas y Decibilios, el dueto con Angel.led que cerraba el disco.

Por supuesto también pudimos disfrutar de algunos de sus singles más exitosos. Cantamos y bailamos Lola como si nos hubiéramos remontado a hace diez años, cuando fue lanzada; Cuánta vida o el hiper bailable Feel the magic. El cierre del concierto fue con Runner. Tiempos más buenos, una de mis favoritas, en la versión remix de su disco remezclado, Rmx Ed Elegant Distortion. Toda esta parte la gente ya estaba completamente entregada, lo daba todo, bailaba, saltaba y se unía con las personas más cercanas.


Cuando todos estábamos en pleno subidón con ganas de más, la sala pedía otro tema, y ellos no se hicieron mucho de rogar, porque son así de majos. Los bises comenzaron con 1000 kilómetros, una de las canciones más bonitas de Circuitos de lujo y también de su trayectoria, para terminar bailando con otros dos remixes: Una mañana e Invasión, aunque ésta última, en su extenso, inicio parecía casi como la de Mundo Interior.


Un concierto de esos buen rolleros, donde entre las cosas curiosas a mi alrededor un hombre me preguntó que si era de Madrid porque decía que cantaba bien en català y me acabaron invitando al último viaje de un metrobus. Los detalles molan. Esas cosas molan, allí en persona o en la distancia de los cuasi 1000 kilómetros, porque los conciertos siempre se pueden compartir.

Por muchas más noches como ésta con buena compañía y que Pastora siga hechizando con su original estilo, que es lo que les ha hecho diferentes desde sus comienzos. Larga vida a Pastora, en español, en català, en inglés y en todos los idiomas que decidan cantar.


Como decía un mensaje en pleno concierto "Espero que Pastora te transporte por unos momentos a Barcelona", y así fue. La noche acabó a mayores horas de la madrugado cantando en otro lugar el Quédate conmigo de otra Pastora, Soler, y perdiendo alguna que otra cuerda vocal, pero eso, ya es una altra història

Fotografías: Seis grados bajo cero, mi +1 favorito

4 comentarios:

  1. Conciertazo, ya lo dices tú bien. I tant que cantes bé en català!!!

    ResponderEliminar
  2. 1000 km es de las canciones más bonitas que he escuchado. Una joya aún mayor en su versión remix.
    Si llego a saber que se centran tan poco en sus últimos dos discos hubiese ido de cabeza!

    ResponderEliminar
  3. ole ole y ole!!!!
    es como si lo hubiera escrito yo!!! Que arte!!!

    ResponderEliminar
  4. fue muy guay! sin ser yo muy fan ni nada de eso, pero lo pasamos genial!
    ( tú secreto está asalvo conmigo ;))

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...