30 de noviembre de 2013

Noviembre, por Jordi Di


(Tercer capítulo. Anteriormente... Septiembre, Octubre)

Noviembre, el mes en que el frío empieza a hacerse ver de verdad. Dejamos atrás el verano y las horas de sol se reducen. Apetece más quedarse en casa, y a veces hasta nieva. Carlos y Javier sigue así así hacia no se sabe dónde, bueno, hacia el precipicio.



A principios de mes, Carlos sale con sus amigos. Un día que teniendo mucha suerte, liga con dos y se percata que en realidad este es el último baile para Javier, y no ha venido. Así que sin duda, mejor que recuerde a Carlos y los momentos bonitos, porque este es el último baile con él.



'No todo es avanzar cuando hay un nuevo amanecer'. Tal como dice la canción ‘cambiar de piel como el insecto’ y transformarse. Dejar atrás a Javier y valorarse, sentirse querido por él mismo y decide que no va a consentir que se le ignore en el amor como hizo Javier. Por cierto, a Carlos le encantaría que Joe Crepúsculo le invitase a salir.

'Yo no quise hacerte mal, todos tenemos una canción', suplicaba Javier.



Javier se creía el chico malo, Carlos iba detrás de él esperando, desesperando, escribiendo y queriendo. A los chicos malos les gustan los chicos malos. Carlos, como ya habréis descubierto es un poco inocente y se ilusiona con poco, quiere ser un chico malo y a veces parece que lo es, pero no.



Lo que en realidad pasa es lo que dice la canción ‘When you’re with me, you tell me you love me; when you’re not I don’t even exist’ (Cuando estás conmigo, me dices que me quieres; cuando no yo ni siquiera existo). Carlos se percata que está siempre solo, y para eso no necesita estar enamorado de Javier. Sus amigos se alegran de que abra los ojos de una vez. Estar solo sin esperas de nadie ni nada, más que solo, soltero.


Aunque eso conlleva el momento de ligero decaimiento por parte de Carlos. Los días pasan lánguidos y largos entre gorros y bufandas. La nieve aparece y desde la ventana observa las escenas más domésticas mientras prepara tartas que no serán comidas. Carlos ha tomado una decisión, y la va a mantener, Javier está en los extrarradios de su vida.



Cuando la nieve se derrite, Carlos se mira bien y sabe todo lo que vale. Se jacta de las excusas y palabras en falso de Javier. Este es el principio del final, y a partir de hoy no será él quien espere. Va a fundir la ciudad, el país, el mundo. Su decaimiento se transforma en fuerza y deja volar las ganas de volver a conocer a gente nueva, a las estrellas. Él es todo, él es.



'One day we’ll be old, no more tears, my heart is dry' (Un día seremos viejos, no más lágrimas, mi corazón está seco), con este lema Carlos quema todo lo que se encuentra por delante, se siente fuerte, invencible, nadie puede arrebatarle lo suyo. Los pedacitos los lleva bien pegados y no se le caen. Desecar el corazón tiene sus ventajas.


Take on me- Anni B Sweet
Sus aficiones y sus sueños invaden su vida, y las denomina amor. Se lanza de lleno a perseguir su vida y darlo todo mientras sigue quemándolo todo. Se deja llevar por su raciocinio. Ya era hora. Las horas pasan dulces porque se centra en su trabajo, en sus cosas y con lo que le gusta el invierno... disfruta el frío.


Así es, así termina noviembre. Os avanzo que Javier no estará en diciembre ni por sorpresa. Carlos está centrado en su trabajo. Pronto le espera un viaje para ver a sus amigos. Su vida amorosa... no sabemos qué pasará, pero desde luego y me daréis la razón, Javier no era alguien que se mereciese estar con él. Ais, Carlos...



Texto & foto de cabecera: Jordi Di

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...