23 de abril de 2018

> Golden < Kylie Minogue y la banda sonora de su Ruta 66


Veamos, tenemos el coche alquilado. Bien. Hemos cogido a un chico mono que nos hace caso de copiloto. Bien. Llevamos el cassette de Golden (2018) de Kylie Minogue. Todo correcto. Estamos preparados para hacer nuestra particular Ruta 66 pero al ritmo de la propuesta de nuestra amiga australiana en su disco más íntimo y personal, donde vamos a conocerla de verdad.



El disco empieza con Dancing, la carta de presentación. Funciona de forma muy parecida a la que lo hizo Into the Blue en su anterior disco (Kiss Me Once). No es una canción que suene a hit clásico que corearemos dentro de cinco años pero se acaba pegando de una forma misteriosa. Después llego Stop me falling. A las primeras escuchas decías "Pero si es como Dancing" pero ahora ya no la escuchas igual y hasta has sacado el sombrero country que compraste en PortAventura para bailar en calzoncillos sobre la cama. Y entonces llega la versión con Gente de Zona (que han hecho feat. con Los Del Río, Pitbull o Marc Anthony) para los que ha hecho videoclip... y te ha gustado.



Ambos videoclips han sido filmados por Sophie Muller, a la que debemos la mayor parte de la videografía de Sophie Ellis-Bextor incluyendo el Murder on the dance floor y otra buena parte de la de Garbage, que ha sacado un lado muy divertido de Kylie.

Golden, que da nombre al disco, se convierte en una de las mejores bazas con ese banjo y la sensación de estar en el bar de un pueblo profundo de los Estados Unidos. Toda la ambientación que genera deja claro que Kylie ha hecho lo que le ha salido de sus ovarios. El country más puro suena en A Lifetime to repair pero con el estribillo, como pasa en varias canciones, saca su toque pop para que nos olvidemos que ella nos han dado algunos hits del pop de los 80 hasta la actualidad. Sincerily you es el baladón del disco que bien podría ser la canción con la que haber representado este año a Australia por Eurovision. No me digáis que no tiene esa intensidad de canción pop del festival.

One Last Kiss da miedo por el nombre. Recuerda a Kiss Me Once que no fue su mejor disco. No pasa nada, ella sigue metida en el country de pleno y aquí si que no hace concesiones en el estribillo. Ya la vemos vestida de vaquera tomando unos tragos en la barra del salón. Live a Little da lo que los maricones queremos de ella: petardeo, toque de guitarra country y explosión en el estribillo. En Shelby' 68 ya dejamos claro que el chico mono nos gusta pero que es un cabroncete "I know you're gonna break my heart, When I get in your car". La melancolía la invade en Radio On me ha recordado mucho a alguno de los temas del debut de Eagle-Eye Cherry (Desireless) y, Love que sólo por la frase "Love is a disco ball, Shining on us all" donde ella cree en el amor a pesar de todos los golpes de la vida y de los hombres que hayan pasado por su vida.

Raining Glitter, que fue lanzado como buzz single justo después de Stop me falling, es el Love at the first sight de este disco con los grititos del Timebomb. Otra canción en la que ella sabe lo que tiene que darnos para dejarnos contentos. El baladón triste lo tenemos con Music's too sad without you, junto a Jack Savoretti. Perfecto para escuchar llorando tras tomarte diez cervezas y escribir al chico que te ha dejado por otro desesperado. Aquí es donde termina la edición standard del álbum pero aún nos quedan cinco cortes más de la edición deluxe, uno de ellos la versión con Gente de Zona.


Estos Bonus Tracks son una mezcla de varias épocas de nuestra querida diva del pop: Lost Without You que es más balada clásica, casi diría que ochentera; Every Little Part of Me, un tema bailable marca de la casa Kylie más clásica con un punto del Dancing; Rollin' es puro Gold, country más toques dance como sus dos primeros singles; y Low Blow que suena a un homenaje a Dolly Parton aún más grande que el resto del disco.

¿Qué pasa con Golden? Quizás no es lo que esperábamos de Kylie Minogue en su anunciada reentrada a lo grande. Creíamos que iba a ser una retaila de temas "disco-dance-pop-mira que chulazos me he traído para que bailen conmigo". A favor tiene que es un disco que con varias escuchas te va calando. Tampoco se ha ido a una vena completamente radical como otras artistas que han jugado con este estilo. Ha calculado bien como ser intensa de sombrero con el pop que tanto nos gusta, abriéndose así camino a otros públicos.

La crítica lo ha puesto bien y ha sido número 1 en ventas en Reino Unido con este que es su disco de estudio número 14. Antes lo había conseguido con Kylie (1988), Enjoy Yourself (1989), Greatest Hits (1992), Fever (2001) y Aphrodite (2010). Así que nuestros peores temores no se hicieron realidad y aquí sigue ella, Kylie Minogue, haciendo lo que quiere y apostando por el country pop sin perder ni un ápice de buen gusto. En unos años este disco lo recordaremos y seguiremos escuchándolo, como un buen vino que envejecerá muy bien. Arriba Golden.


Ahora, por favor ¿Quién la convenció que era buena idea elegir esa portada? No la he puesto en esta entrada pero en su lugar dejo la ilustración que hizo Abuga de su colección de Hadas bajo el nombre de DORHADA


1 comentario:

  1. Es un disco de esos que gana en cada escucha. Me esta gustando. Eso que haya sido lanzado en Vinilo (ya muy común) y en cassette (rara avis) me ha parecido un puntazo, son formatos muy buenos para este tipo de musica, digamos, menos "inmediata".

    Bravo por el post, Fer!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...