23 de junio de 2011

Music is Love: 21 J Día de la Música

Hay que reconocer que en los últimos años la celebración del Día de la Música es todo un acontecimiento. Para este año se ha vuelto a reconvertir, pasando a ser un festival de música en toda regla con un precio bastante competitivo y una muestra variada del género musical actual.

Tras una noche de fiesta -como en las dos anteriores ediciones, vaya, que es una tradición- me disponía a enfrentarme con unos cuantos amigos a una jornada donde el calor nos indica que en dos días llega, oficialmente, el verano.

La primera fue en la frente, ¿Dónde está la entrada?, pues estaba escondida en un lateral. Quizás una pista era una estatua del festival pero que parecía que no indicaba nada. Unos de seguridad que vigilaban un pasillo, que si, que iba hacía el mercado.

Allí las zonas de sombra estaban muy disputada, este año han decidido no poner unas lonas para evitar que los de los stands mueran achicharrados lentamente. Creo que vi a alguno de ellos por la noche con un moreno digno de haber estado de vacaciones en el Caribe.


El escenario del Mercado llevaba un retraso de una hora y cuarto. Era muy gracioso porque veías a la gente en unas bicicletas pedaleando delante del escenario... no fui capaz de saber porque hasta que pregunté: Al parecer funcionaba con esa energía el escenario y las placas solares. Tranquilidad: Nadie murió de una lipotimia en el lugar, o al menos no se ha dado a conocer esa noticia. La lástima fue que el festival en el interior empezaba a las 16.30 hora en la que al final comenzó Ed Wood Lovers y después Bravo Fisher! dos de los más interesantes de esa mañana. A primera hora habían tocado Los Lagos de Hinault que sacarán disco tras el verano.

A esta hora de la mañana el canje de las pulseras era muy tranquilito, apenas gente en las taquillas, aunque nos costó encontrar alguien que supiera donde se canjeaban las pulseras porque aún estaban poniendo muchos de los carteles indicadores.


Entrada al recinto, lugar de conflictos. Chan Chan.


Así que cuasi corriendo llegaba a la nave 16 donde sonaban ya a las cuatro y media en punto la canción Mientes del grupo Ellos. En el escenario un piano, una sección de cuerda, una bateria, el bajo, y Guille y Santi. Un repertorio basado en el último disco. Con alguna excepción como En tu lista, Nada más puro y una versión casi country de Lo dejas o lo tomas. El público, que suele llegar siempre tarde, pues eso: llegaba tarde aunque había bastante aforo. No estamos acostumbrados a la puntualidad en este pais, porque siempre todo el mundo llega tarde y más en los conciertos. En este caso no fue así y quizás la temprana hora del mismo, añadido al calor, hizo que todos llegarán un poco más tarde. Una pena porque fue una ocasión por el momento única para verlos con esta formación. Esperemos que haya más en próximos conciertos venideros de la gira.

Después al sol, a tomar algo encontrarse con gente que sólo ves en festivales/conciertos/encuentros casuales por la ciudad, que conoces noches de concierto en Aravaca como fanes del mismo grupo que te gustan a ti.



Ves un rato a PS I Love you. Aunque lo único que tienen de chulo es el nombre, pero el concierto a los pocos minutos nos había ya aburrido. Después viendo algo del album no suenan de la misma manera, quizás sinos hubiéramos quedado más... pero había alternativas.

Investigando el programa -que a su vez hacía la labor de abanico- decidimos acercanos a ver a Sam Amidon. Uno de los descubrimientos del festival: folk americano que en ocasiones se mezcla con momentos humorísticos, que nos tenía a todos bastante hipnotizados. Todo el mundo sentado en el suelo o en las gradas, mirándole a él y a su bateria-hombre para todo. Un espectáculo más intimista. Eso si, si uno conseguía llegar hasta allí porque al entrar en la nave del escenario Rockdelux la oscuridad a lo Pasaje del Terror se hacía presente provocando un miedo atroz a golpearte, tropezarte o que te saliera Freddy Krüger de algún lado.


Al salir de nuevo a la luz nos esperaba Algora en uno de los escenarios, el de UFI que se sumaba este año a las celebraciones de la cerveza verde, más íntimos y bien decorados de todo el festival. Era el ganador del concurso Play to the world, actuando ante el respetable que estaba encantado con sus canciones. Algo tiene Algora en sus letras que engancha, aparte de verla en el escenario con ese rollo deportivo que siempre suele llevar. La decoración con lámparas de colores cambiantes le daba un toque popero colorista que contrastaba con la tristeza y realismo de buena parte de las letras del atractivo cantante. Por cierto que en su último clip, El traje de bombillas, sale con el actor porno Martín Mazza.

Un voltio por el mercado a media tarde viendo que Toro y Moi no nos convencían en exceso. Había gente pero se estaba bastante bien. Oportunidad para coger la Mondo Sonoro con el disco de CatPeople, Love Battle, de hace unos meses o la guía de festivales que dan para el verano -con una portada que a mi me encanta-. Si no tenéis ejemplar físico se puede leer on line desde su web. La portada, que la podéis ver a la derecha, me parece simplemente cautivadora.


Al regreso llegaban los platos fuertes del festival como The Pains of being Pure at Heart. Es la segunda vez que les veo en directo y hay que reconocer que suenan estupendamente, con grandes temas. Pop del que entra perfecto, sin vaselina ni nada, y que se quedan resonando. Había ya bastante público siguiéndoles, porque creo que justamente juegan al juego que parece que muchos grupos han olvidado: hacer canciones con melodías. Para mi eso es la música.

Wild Beasts tocaban después en el escenario de al lado, una mezcla de música con los que estuvimos un rato entretenidos. Pero había que sentarse a esperar a Vetusta Morla, una buena ocasión para hablar de la vida mientras llegaba gente y más gente. 14.000 personas de las cuales la mayorí habían venido para poder ver a este grupo que con sólo dos discos en el mercado han conseguido hacerse un buen hueco en el mercado entre el indie y lo comercial. De esos grupos que acaban criticando en ambos lados, sin importarles a muchos lo que hagan. A mi me parece que hacen buenos temas, y dieron un concierto impecable.

"Los días raros"

"Vaya mierda de organización" se gritó durante la espera del concierto de Vetusta Morla, y mira que yo sólo pensé que fue curioso que me acreditaran para la rueda de prensa del festival y después me rechazaran la acreditación para el festival [el mismo día que se agotaron los abonos, vamos una putada], pero es que ha habido cosas realmente importantes en el festival que hay que decir: Las bebidas que no se podían sacar y meter aunque se vendieran a dos metros la misma, naves donde no se podía meter la bebida y otros si, en alguna barra de las naves tampoco valían los tickets, las colas de los canjes de pulsera por la tarde (hasta dos horas por la tarde), los tickets para comprar sólo validos para el día, inexistencia de sombras ni de artilugios refrescantes... En fins, el año que se paga y el año peor organizado. Ironías de la vida.


El sábado se cerraba con la contundencia mezclada de Crystal Fighters. Lo primero que me llamó la atención, aparte del mestizaje de su música y de ritmos, es que uno de sus miembros era barbudo, velludo y salía ya descamisado nada más comenzar la actuación. Yo con eso he de reconocer que estaba entretenido. Ahora bien, todo hay que decirlo, que aunque no es un grupo que entre de primeras, tiene su feeling y enganche. El tema con el que cerraron su repertorio era puro baile... pero para ese momento estábamos derrotados sentados junto a una pared.


Crystal Fighters


El sábado terminó conmigo. El domingo me abstuve pero el martes tenía mucha curiosidad por poder ver "La película del Día de la Música". Un ejercicio extraño en nuestro país: 10 grupos de música, 10 directores de clips, 10 canciones. Todo ello concentrado en 65 minutos grabado con cámaras de cine para dar un toque mucho más grandioso si cabe. Entrevistas, ensayos, viajes, momentos a cámara lenta... todo estaba producido, montado y organizado por la popular productora CANADÁ. Una pena que pareciera que mucha gente pasaba de verla porque fueron llegando más tarde para los conciertos a posteriori, porque merecía la pena y era algo original con un montaje muy efectivo, escenarios peculiares y algunas incidencias como lluvias varías o caprichos de alguno de los grupos. Aunque viendo la película se ve quien va de diva y quien no. Bien clarito.


Antes de la película Russian Red salió a cantar Conquer the world, tema creado para la película y el disco del día de la música, acompañada por Alondra Bentley. Una preciosa canción.

Tras la película había dos actuaciones: primero los mallorquines The Last Dandies, que sonaban bastante bien y después Supersubmarina, que tienen a un público bastante juvenil pero no está reñido con tener buenos temas especialmente el que dedican a Granada y la versión de Alex y Cristina. Mi cansancio hizo que me perdiera a los últimos.

The Last Dandies


Ahora va lugar de anécdotas divertidas de estos días:

*La microcámara que parecía una nave extraterrestre, supongo que  iba rentransmitiendo parte de lo que sucedía, pero era como muy rayante.


*El de la camiseta de Music is Love (en la foto de arriba) aparte de que el chico era mono, me encantó el mensaje de la camiseta. La música es amor, es una forma de amar. Estuve pensando en robársela.
*En pleno concierto de The Paints un chico se desmayó, seguramente por el calor, viendo que no venía la ambulancia o alguien del Samur un chico al lado grandote le cogió entre sus brazos. No pude evitar tatarear mentalmente El Guardaespaldas, ¡Fue tan bonito! Espero que se quedara todo en un susto.
*Que Pucho de Vetusta convocara a la gente al día siguiente para la manifestación. Ahora vendrán con que son populistas, pero estoy muy harto de ese tipo de comentarios.
*Con el calor se me debía ver cara de cangrejo Sebastían así que en el stand de Elefant me dieron crema solar sin pedirla. Gente maja que son.
*El encuentro de una amiga con Russian Red en medio de una de las puertas de entradas del Price para el foso, parecía que jugaban al escondite, al final es Lourdes la que paraba para saludarla. Verla hablar un rato hace quererla aún más, me parece tan adorable esta chica igual que cuando fuimos un amigo y yo a verla a la grabación de los conciertos de Radio 3 hace tres años y charlamos un rato con ella.


Muchas gracias a Guille Mostaza y Ulía Moreno por conseguir que pudiera ir a la jornada del sábado; a Pirate of dreams y a Seis grados bajo cero por su compañía y a la compañía de ambos (Carlos, Fran, familia de Fran, amiga de Fran) -que no pudo ser mejor-; a Jonás del stand de Elefant Records por pensar que la crema solar me vendría bien para mis entradas en la cabeza; a Javi Román por sus sugerencias para una entrevista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...