14 de marzo de 2013

Marc Rosich "Muchas de mis comedias más pop beben de una mirada irónica"

Marc Rosich es dramaturgo, director, actor y traductor literario. Licenciado en Periodismo y Traducción por la UAB,  formado en la escritura dramática en los seminarios del Obrador de la Sala Beckett.

Resumir su carrera es muy complicado. Marc tanto escribe libretos de ópera estrenados en el Liceu o en Alemania, como ha firmado dramaturgias de clásicos para el Teatre Nacional en Barcelona o el Centro Dramático en Madrid, al mismo tiempo que acostumbra a colaborar internacionalmente con el director Calixto Bieito. Al mismo tiempo también escribe sus propias obras de teatro, entre ellas Rive Gauche, Car Wash, N&N, Surabaya o Copi & Ocaña.

Ha estrenado recientemente en el TNC La dona vinguda del futur, que ha escrito y dirigido. Hace unos días hablaba con Lyona sobre este musical pop y hoy es Marc el que nos va a responder a algunas preguntas sobre este musical pop así como su trayectoria.

-o-
Años: 39
Un disco: ahora, Handel’s Bad Boys, del contratenor Xavi Sabata
 Un videoclip: Te odio, de Los seis días, y Elena-na de The New Raemon, los dos dirigidos por Lyona
Una película: Amarcord de Fellini (pero durante mucho tiempo fue El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante de Greenaway, cosas que pasan)
Un lugar para perderte: Chicago
Una compañía: Una buena compañía
Una noche: Viendo series de la HBO
-o-


Eres periodista, traductor e intérprete y formado en escritura dramática ¿Cómo llegas a hacer todo esto? ¿Vocación o fue surgiendo poco a poco por la curiosidad y las ganas de aprendizaje?
Al mismo tiempo que estudiaba la carrera de periodismo, yo empezaba a hacer teatro amateur en los Lluïsos del barrio de Gracia, en Barcelona. Y cuando una vez acabada la carrera vi que el periodismo no era mi vocación, seguí estudiando para traductor, porque las lenguas me apasionan. Yo seguía haciendo teatro amateur en el mismo grupo, y empecé a traducir los textos de los dramaturgos ingleses y americanos que me gustaban: Pinter, Mamet, Williams… Traduciendo a estos grandes maestros, aprendí mucho y encontré mi propia voz como dramaturgo. Al fin y al cabo, cuando traduces reformulas en tu propia lengua el original… y yo traduciendo a los maestros, acabé encontrando mi voz. En el grupo amateur nos lo tomábamos muy en serio… y una vez pasaron 10 años, actuando, dirigiendo a los compañeros, arreglando textos para que pudiésemos interpretarlos, me di cuenta que, sin haberlo pretendido, me había convertido en dramaturgo. Un día, un actor amigo, me dijo que en la Sala Beckett daban clases de lo que yo hacía… me apunté, y allí en los cursos de la Beckett fue donde me di cuenta de que todos esos años haciendo amateur me habían convertido en un escritor de teatro… y ahí empezó todo.


La Dona Vinguda del futur es la obra que estrenáis en el TNC dedicada al público familiar ¿Cómo surge la idea de esta temática tan original?
Para mí es un proyecto muy especial. Yo, como dramaturgo, soy muy transversal tanto me interesa el trabajo fino y más literario como el teatro comercial. A mí lo que me gusta es el teatro, es por eso que a lo largo de mi carrera me he dedicado a proyectos muy simpares. Desde las dramaturgias extremas que hago para Calixto Bieito, que me han llevado de Chicago a Copenhagen, hasta las adaptaciones de novelas que hago para el Teatre Nacional, pasando por los libretos de ópera. Para mí todo este trabajo fino convive con mi convencimiento de que el teatro comercial y para todos los públicos también es importante… y también requiere su arte. Sin ir más lejos, actualmente, combino los ensayos de La dona vinguda del futur con una adaptación de textos breves de Yourcenar que dirigirá Josep Maria Pou y que protagonizará Carmen Machi, con quien ya trabajé en el CDN de Madrid en el Falstaff de Andrés Lima. 




Siempre he sido así de transversal en mi relación con el teatro… me interesa todos los estilos… Y es por eso que, desde siempre, también me he visto involucrado de manera natural en proyectos de teatro infantil… ¡incluso haciendo de actor! Con unos colegas, tenemos una humilde compañía de teatro, con la que habíamos atravesado toda España haciendo campaña escolar… viajando en esa furgo había mucho tiempo para imaginar ideas locas… y un día imaginamos que en la mujer del anuncio del detergente, esa mujer que decía venir del futuro, había la semilla de un espectáculo infantil y musical… ¿Qué pasaría si la mujer venida del futuro se quedaba atrapada en el presente? En esos momentos yo ya conocía a Guille y su música… y pensé que la pátina irónica de su música era perfecta para el proyecto… de hecho, una vez él se sumó al proyecto para mí la escritura del texto ha sido como un homenaje a los lugares comunes y los temas que transitan por los temas de La Casa Azul… Por otro lado, conocía a Beth Rodergas desde hacía mucho tiempo, ella había protagonizado el Tirant lo Blanc que Calixto Bieito había dirigido con dramaturgia mía… y desde los ensayos, congeniamos y decidimos que un día buscaríamos un proyecto teatral musical para trabajar juntos… y aquí estamos, con la mujer que vino del futuro. Con Lyona, otro tanto de lo mismo, como Guille y Beth, también es amiga… y ve clarísimo desde un buen principio que ella tenía que hacerse cargo de la parte de vídeo del espectáculo.




El equipo está compuesto, como caras principales, por Guille Milkyway (música), Lyona (ambientación), Beth (actriz protagonista) y tú, talentos cada uno en su materia ¿Cómo ha sido ese momento de “mezclar” todos vuestros conocimientos?
Como te decía antes, la mezcla no ha sido nada forzada… porque conozco muy bien los estilos de los tres… y mi trabajo ha sido allanarles el camino, ofrecerles un marco claro en el que se encontraran cómodos… Es como cuando escribo una obra teniendo en mente a unos actores determinados… de repente todo se vuelve más fácil, porque sabes para quién escribes, cual es su instrumento… pues con ellos me ha pasado lo mismo.


¿Qué nos puede motivar a ir a ver la obra? ¿Crees que la participación de Milkyway, Lyona y Beth puede atraer a otro público aparte del familiar?
Nuestra intención ha sido hacer un espectáculo para todos los públicos. A primera vista, la forma de la obra es la de una infantil… pero continuamente hay muchas capas de cebolla, muchos niveles de lectura… para que los niños se queden hipnotizados por la exuberancia cromática del espectáculo, pero al mismo tiempo, continuamente se hacen guiños al público adulto… Siempre he pensado que el teatro para niños se olvida de que los padres también están sentados en platea y que ellos también tienen que ser entretenidos.



La obra ya ha sido estrenada en algunos primeros pases ¿Qué tal la reacción de la gente ante el espectáculo? ¿Os han dado algún titular o frase promocional en lo que os han contado?
Los primeros pases han sido muy gratificantes. Nos ha salido un espectáculo muy exuberante… como la misma “exuberancia cromática” que se canta en el tema principal “He vingut del futur”. Lo que sabemos es que la gente se lo pasa muy pero que muy bien en la hora y veinte minutos del espectáculo… y que luego se pasan días y más días con las canciones en la cabeza… ¡Y eso no me extraña!, teniendo a Guille como responsable de estos himnos.


Estáis un mes en el TNC, del 8 de marzo al 7 de abril, además de algunas fechas sueltas en otros lugares de Catalunya ¿Hay posibilidad de prorroga en las actuaciones en la ciudad condal?
Nuestra intención es que el espectáculo tengo mucha vida.


La gran pregunta que muchos nos hacemos eso ¿Se ha planteado pasar el musical a español y hacer el espectáculo fuera de Catalunya?
Parte de esa vida posterior de la que te hablaba, pasa por hacer la versión en castellano… Tenemos muchas ganas de dar a conocer a todos esa exuberancia cromática.




Levantar una obra musical lleva detrás un gran trabajo ¿Cómo ha sido el ensayo y la preparación?
El trabajo en la sala de ensayo ha sido fabuloso. Yo hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien. La compañía entera ha confiado ciegamente en nuestra locura y se ha dejado llevar. Ha sido muy gratificante. Y al lado he contado con colaboradores de excepción… Desde el equipo actoral, hecho de amigos y cómplices (además de Beth, Marc, Míriam, Gretel, y los dos Jordis) con los que me pasaría la vida trabajando… hasta la locura retrofuturista del espacio creado por el escenógrafo Sebas Brosa, los contrastes de estampados y colores de la vestuarista Mercè Paloma, hasta las coreografías endiabladas de Joan Maria Segura…


Para algunos Guille Milkyway ya era un genio del pop ¿Eras fan de La Casa Azul antes de trabajar mano a mano con él en las canciones del musical?
En el fondo, para mí poder trabajar mano a mano con Guille es un regalo que me ha dado la vida… yo desde hace años que vibro con su música… que me da irónica luz en los momentos más bajos… Sé que muchas de mis comedias más pop (títulos como Duty Free, N&N o CAR WASH), beben de una mirada irónica y distanciada sobre el mundo muy afín a los lugares comunes de Guille… Cuando escribo comedia, me gusta hacerlo con un irónico trazo grueso, de colores planos… que tiene mucho de pop.


De todo lo que hemos podido ver dentro de tu trayectoria ¿Cuál consideras que fue el momento clave en el que dijiste “esto es lo mío”?
Trabajar con Calixto Bieito (ya llevo ocho proyectos con él) es todo un reto, sus proyectos siempre son circos de tres pistas, cada nuevo proyecto es un “más difícil todavía”… y una vez has superado esos obstáculos, una vez has salido sano y salvo de uno de sus saltos mortales… el subidón de adrenalina hace que me diga… sí, ¡esto es lo mío!


Una frase útil para la vida
Siempre adelante. Construyendo hacia delante.

Acaba a lo grande. Di lo que quieras
¡Ole!

Fotografías(cabecera y cierre) Isaías Fanlo, (fotos espectáculo y Marc en la sombra) David Ruano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...