10 de marzo de 2021

[ Episodio 3855 ] [ 'Entra en mi vida', una nueva etapa de La Casa Azul. Una mirada a su imagen de 2000 a 2021 ]

Recordamos cuando comenzó la etapa de La Gran Esfera de La Casa Azul con el lanzamiento de Podría ser Peor. Fue en octubre de 2016 y terminó con el lanzamiento del vídeo de El Colapso Gravitacional en enero de 2020. Poco más de un año después, comienza una nueva época con el single Entra en mi vida. Es la primera canción que se descubre de su próximo disco, que dice que se publicará en 2022, y en la que parece que va a mezclar ese comienzo del grupo con todo lo que ha ido aprendiendo en los últimos años.

Entra en mi vida  lo hace a ritmo de una mezcla musical que comienza con un sitar, ha cogido un poco de Ataraxia, otro poco de El Sonido Efervescente de... y lo ha regado con una psicodelia final. Si algo sorprende es ese retorno también al optimismo de sus orígenes, la luz, la esperanza y esos "es precisamente ahora" cuando algo inesperado hace aparición. Como él mismo ha definido en la presentación en Siglo XXI en Radio 3: Es una analogía entre el amanecer después de una noche de insomnio donde los pensamientos dan vueltas a toda velocidad, con la aparición de un amor inesperado que llega a tu vida. También ha hablado del paso del minimalismo, el tono mántrico al estribillo vital.

Desde hace más de veinte años, cuando lanzara el primer disco tras la publicación de varias, maquetas hemos visto una evolución en todo lo que se refiere al grupo. Mucho hemos hablado del sonido, pero también en la imagen de La Casa Azul. Me voy a centrar en los discos dejando de lado singles, rarezas, jingles y demás, que eso da para otro capítulo.

El Sonido Efervescente de La Casa Azul (2000): La primera etapa vino marcada por la "ocultación" de Guille Milkyway más allá de los créditos o los conciertos en directo. La imagen que había tras este grupo era la de unos dibujos animados, creados por Gregorio Soria. David, Virginia, Sergio, Clara y Oscar eran los protagonistas de la imagen. No hubo videoclips de aquel primer disco por lo que el recuerdo nos deja a un tímido Guille actuando en directo y estos jóvenes pipiolos que vivían en la felicidad y la superación de las letras de La Casa Azul.

Tan Simple como el Amor (2003): En el segundo disco se decidió dar un salto. Ahora los "miembros" de La Casa Azul pasaban de los dibujos a la realidad: Esa transición de los diseños de Gregorio Soria a las personas reales, se hizo en el primer videoclip del grupo. Superguay. Las fotos promocionales de Luis G. Morais (L-Kan, Bla) y la dirección de vídeos de Domingo González sería una pieza fundamental para el grupo en los dos próximos discos. Domingo buscó perfiles similares a los dibujos por las universidades. Tres chicos y dos chicas, bajo los nombres de David, Virginia, Sergio, Clara y Oscar, fueron los protagonista de las historias que nos contaban en Superguay, Como un fan y El Sol no brillará nunca más. Guille asomaba la patita, un poco, haciendo el cameo como "Guest Star" en forma de productor, pero seguía en un segundo plano en el que se sentía más agusto.

La Revolución Sexual (2007): El tercer disco supuso un salto importante. Guille dejaba su trabajo en una empresa para dedicarse por completo al mundo de la música. Se estrenaba logo, diseñado por Gregorio Soria y las fotos de Luis G. Morais nos enseñaban como Guille era algo más que el productor. Domingo González lo desvelaba en La Revolución Sexual: Guille era la persona que controlaba a los chicos que en realidad eran robots.  comenzó lo que, en un principio, se apuntaba como una trilogía de lo que hemos conocido hasta ayer. Fue el disco con el que se estrenó el logo del grupo, diseñado por Gregorio Soria como todo el tema del artwork del álbum, y Domingo González vuelve a poner las imágenes en los videoclips pero, en esta ocasión, revelando que en realidad ese grupo de chavales pizpiertos, y que se habían hecho hasta actuaciones en programaciones musicales, no eran más que robots que estaban controlados por el propio Guille. Hay un plano en La Revolución Sexual donde queda muy claro. Esta noche sólo cantan para mí significaría la muerte de los androides, o su evolución, y el último trabajo de Domingo con Guille. Después ha seguido trabajando en la industria, sobre todo al lado de Alex de la Iglesia siendo director de la segunda unida de trabajos como 30 MonedasLas Brujas de Zugarramurdi. Lluís Domingo se encargaría de los visuales de los directos, unos directos que traían toda una organización tecnológica inédita hasta ahora en el grupo.

La Nueva Yma Sumac (Lo que nos dejó la Revolución) (2009): Era algo que todos queríamos: un disco de rarezas. En él toda la imagen visual, así como el único videoclip que se extrajo, vino con  Duprez al mando. El diseño del packaging, inspirado en Kevin Dart, todas las ilustraciones que se fueron lanzando para promocionarlo y el videoclip de La Nueva Yma-Sumac, dirigido por Cocoe (donde se encuentra Duprez) donde androides ahora ya son robots en forma de televisión, y hay una estética inspirada en dibujos de Hannah Barbera, Las Supernenas y Samurai Jack.


La Polinesia Meridional (2011): Antes de la llegada del disco, se lanzaría Todas tus Amigas como single. El videoclip, dirigido por Nadia Mata Portillo, nos llevaba al comienzo de un nuevo universo con unas androides de nombres bastante peculiares. La idea no prosperó más allá de ese clip. Después llegaría el disco al completo: A nivel de diseño de disco volvería a ser realizado por Gregorio Soria, ganando el minimalismo desde una portada que nos enseña a alguien en medio del mar. Las fotografías promocionales de Lluís Domingo nos llevaban a un Guille fuera del Planeta, viajando más allá [Algo con lo que jugarían después Band à Part en el vídeo de Los Anillos de Alcyone]. Lluís se encargó nuevamente de toda la parte visual para la gira, quizás la más grande de todas, con más efectos, interacción y espectacularidad. En cuanto a los videoclips, nos encontramos con el francés Jean-Marie Marbach que siguió con esa temática espacial en La Polinesia Meridional y La Fiesta Universal. Guille pasaba a un mundo futurista, desde el espacio en una nave espacial, viajando con la mente, trasladándose.

La Gran Esfera (2019): refleja la variedad del disco, y todos los años y cambios que tuvo este disco. Lluís Domingo vuelve a encargarse de las fotos promocionales con un Guille al que vemos sujetar una esfera, aunque en Podría ser peor -el primer single del disco- era él que se encontraba dentro. También hizo el lyric video de El Momento, que fue el segundo single. Así podemos ver que ha sido el álbum con más vídeos editados. Daniel Cuenca (Nunca Nadie Pudo Volar, El Colapso Gravitacional), Juanma Carrillo (Ataraxia, El Final del Amor Eterno) y Diego Jiménez (Ivy Mike). Cinco clips en los que quedaba claro el abanico que había en este disco, de estilos diferentes y con tres directores que enfocaron las canciones de una forma diferente. En los directos, que se desarrollaron desde meses antes del lanzamiento del disco, Lluís Domingo volvía a ponerse al frente de ellos. Una creación más "sencilla", por decirlo de algún modo, que la gira de La Polinesia Meridional donde el grupo toma mayor protagonismo.

2021: Una nueva etapa se abre ante La Casa Azul. En esta ocasión está liderada por Film Forest Studio, la productora de Lluís Domingo  y Guillem Barceló -también batería de la banda-. A nivel de imagen, por las fotos promocionales así como ese logo en 3D que han adaptado del original de Gregorio Soria, parece que nos encontramos en una especie de lugar que podría ser un purgatorio lleno de recuerdos. El clip de Entra en mi vida nos enseña al grupo en universo casi onírico, de sueños, con miradas caleidoscópica, y con la banda tocando. Algunos fondos que evocan paisajes y ese momento psicodelia final transportándonos a lo que podrían ser una serie de recuerdos.

¿El futuro? Nuevos conciertos a lo largo de este año y la promesa de la dicográfica de nuevo disco para 2022, ¿Será verdad? Mientras, espero que haya una serie de singles que vayan saliendo regularmente para desgranarnos esta nueva etapa que parece hacer unos saltos temporales desde sus inicios hasta los últimos años. Y es que La Casa Azul lleva veinte años llenando de pop nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario