23 de diciembre de 2012

La Casa Azul | Post fin del mundo 22/12/2012


Como hablar de los conciertos de la gira de La Polinesia Meridional de La Casa Azul ya lo he hecho varias veces (los dos conciertos de Madrid de marzo, el de Barcelona y en el Contempopranea) vamos a dar un  giro para contar como fue el concierto del día post fin del mundo de La Casa Azul en el Ochoymedio madrileño.

¿Qué hace al final que un concierto de La Casa Azul sea algo más? hace años que voy a verlo, en buena parte con el mismo grupo de amigos, aunque también en este tiempo he conocido a gente nueva que se ha unido, pero incluso he tenido encuentros hasta en el AVE con alguna azafata fan del grupo.


Ayer se convirtió en el reencuentro con la sociedad tras unos días algo complicados, así que fue un buen momento para que algunos de mis amigos me llenaran de abrazos y besos, con lo bien que sienta eso.

Tomar algo, charlar con aquellos que no se saben bien todas las canciones -con la cantidad de conciertos a los que han ido y aún así les cuestan hasta los estribillos-, conocer a gente nueva, amigos de amigos, incluso algún friki de Disneyland, algo que hace mucha ilusión... cosa que sólo entiende otro friki igual, eso también os lo digo.

Es el momento también de encontrarte a gente que viene de fuera de la ciudad, porque los conciertos son eventos marcados en el calendario. Seguir saludando gente, con más amigos que han ido... algunos en estas fechas que vienen de vacaciones a casa ¡hasta desde Alemania! Reencuentro con compañeros de videoclip, que siempre nos quedarán las risas de aquella tarde rodando...

Llega el concierto, la emoción, esa espectacular intro creada por Lluís Domingo, como todos los visuales de la gira, que tus amigos se pongan en plan guardaespaldas para cuidar tu delicado estado de salud, eso no tiene precio. Que vengan a saludarte a darte un abrazo algunos otros situados por la sala, o una amiga que escucha una canción y ya se te viene a pasar el final del concierto contigo. Ver a algunos de los androides  de la anterior etapa (Óscar, en realidad Álvaro o Sergio, en realidad Jonás) por la sala, siempre es algo que hace gracia. A los que no han podido venir mandarle una foto vía Whatsapp que indica un "Molaría mucho que hubieras estado aquí, te eché de menos"

Los chicos hoy saltarán a la pista

Que te gires y veas a una amiga entregada al baile sin importarte quien haya alrededor, que ese chico encantador que ves en cada concierto te mande un beso entre las masas y después te diga que tenemos que hacer un planning de eventos para seguir coincidiendo, esas personas encantadoras. Charlar con esos grupos poperos con los que tienes anécdotas bastante surrealistas que cuentas a sus miembros, así como que mientras cantas el Yo también tengas al director de la película justo detrás tuya... aunque aún mejor fue hace unos meses cuando entre toda la población de un concierto alguien escogió al diseñador Carlos Díez Diez para que nos hiciera la foto, y la dejó clavada.

Al final La Casa Azul es una excusa perfecta incluso para viajar a otras ciudades a ver amigos, o que amigos te regalen entradas para así pasar unos días en la ciudad. Un grupo puede hacer que vayas (o no) a un festival. Sin duda al final cuando uno sigue a un grupo puede convertirse en una forma de vida, de entender las cosas, e incluso de, cuando las cosas no van bien, tratar de servir para la superación.

Como novedades del concierto de la pasada noche de sábado, que tuvo lleno hasta la bandera, pudimos disfrutar de algunas introducciones en el setlist: Una cosa o dos (al piano), Vamos a volar (retomándola de la gira de La Revolución Sexual con sus proyecciones), Triple Salto Mortal (al piano), Los Anillos de Alcyone (21-12-2012) (Villancico navideño con nuevas proyecciones, que se ha enlazado desde La niña más hermosa), Love is in the air (Retomándola de la gira de La Revolución Sexual con sus proyecciones). Aunque con estas canciones se han ido del listado Todas tus amigas y Por si alguna vez te vas.

Gregorio ha sido sustituido por otro chico, al menos para este concierto, creo que de nombre Pablo y Guille Milkyway ha estado tan dicharachero como siempre. Por allí andaba el director de los clips de esta nueva era (Jean-Marie Marbach) al que le dedicó el tema Esta noche sólo cantan para mi.

La niña más hermosa

Creo, sin temor a equivocarme, que todos aquellos amantes del pop estaban por aquí, excepto los que han vuelto a casa por navidad ya en este fin de semana.

La Casa Azul es una forma de entender la felicidad, eso es.

Bonus Track: Usos del castellano: Guille Milkyway y su retórica efervescente en La Reputada, la autollamada web de confianza, cual detergente.

3 comentarios:

  1. Vaya, no te vi en esta ocasión. Y por lo que leo, andas perjudicado. Cuídate, sea lo que sea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pocas veces una foto y una entrada han ido tan ligadas. Triple salto mortal y p'alante! :)

    ResponderEliminar
  3. Jonás?? He leído jonás?? Dónde!!!

    ResponderEliminar

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...