13 de octubre de 2013

Voyage, Voyage


Hace muchos muchos años un grupo de personas nos reunimos por primera vez en un lugar donde éramos recibidos por vampiros y extraños seres de la noche. Todos ellos nos dejaban embaucados durante varios días. Poco a poco nos fuimos conociendo, formando casi una nueva familia. Una extraña familia podríamos decir, gente de todas las edades, raza, estilos, y preferencias, luchando por sobrevivir a una aventura donde en cada esquina había un peligro.

Cada vez que nos reuníamos, una sola vez por año y por el tiempo de tres días, aquello se convertía en una gran fiesta: alcohol, comida, piscina, gritos, sonrisas, sexo... Muchos recuerdos que hacían que uno se sintiera realmente agusto en este lugar. Casi deseábamos encontrarnos y era uno de los eventos del año, aún por todos los sustos, saltos y miedo que podíamos pasar.

Un año y otro año se afianzaban las relaciones. Luchábamos contra todo tipo de monstruos cuando nos querían atacar, a veces veíamos a gente corriendo de un lugar a otro. En ocasiones había gymkanas para poder lograr nuestro objetivo.


Sea como fuere año tras año nos reuníamos, disfrutábamos, lo pasábamos bien y no vamos a engañarnos, nos encantaba volver a reunirnos una y otra vez. Parecíamos como los protagonistas de una saga peliculera, en el estilo de Sé lo que hicisteis el último verano, había gente que participaba en las primeras entregas y lo dejaban, otros llegaban más adelante y se ganaban el cariño del público...

Uno de esos años algunos de nosotros lo dejamos. Pero no nos engañemos, a medida que fueron pasando los años algunos de nosotros ya no sólo nos veíamos en esta "caza de brujas", nos reencontrábamos en otros lugares para poder seguir haciendo de las nuestras.

Llegó ese momento que abandonamos la saga para dejar paso a nuevas generaciones, pero siempre que llegan determinadas fechas uno no puede evitar mirar atrás y pensar lo bien que lo pasamos. Mientras nuestros caminos, el de alguno aún más unidos, siguen hacía adelante en diversos lugares del mundo con múltiples encuentros. Así una canción resuena en nuestra cabeza...


Voyage, voyage, plus loin que la nuit et le jour
Voyage, voyage, dans l'espace inoui de l'amour
Voyage, voyage, sur l'eau sacré d'un fleuve indian
Voyage, voyage, et jamais ne revienne

3 comentarios:

  1. Qué bonitos recuerdos guardo de todos estos viajes que hicimos la verdad. Aunque tengo que decir que también guardo muy malos momentos cuando después de estar esperando un año entero para el finde de terror, pasaban los 3 días volando y había que despedirse. Para mí, dejar Port Aventura y coger el tren yo sólo era súper deprimente y la semana de después eran todo nostalgias para mí, jeje.
    Un besazo corazón!

    ResponderEliminar
  2. El tiempo ha pasado, los destinos han cambiado, pero los recuerdos de esos viajes se hacen inolvidables.Fue la oportunidad de conocer gente estupenda, con la que vivir grandes experiencias y por suerte no todos han desaparecido o quedado en el olvido, hay muchos con los que continuamos en contacto y hacemos que los destinos vuelvan a unirse aunque solo sean de forma ocasional.
    Un beso a todos los voyageros!!!

    ResponderEliminar
  3. Te acuerdas de la primera vez que nos vimos, gañán, en Sants? :) Veníamos de buscar a Manu y a Ádol al aeropuerto y vais tú y Carlos y aparecéis por detrás.
    En fin, una cantidad de recuerdos enorme... Gracias por rememorar el Voyage en estas fechas. Un besazo, chulo.

    ResponderEliminar

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...