27 de noviembre de 2019

[ Alex Pler ] "Creo que todos mis libros forman parte del mismo camino"


Charlar con Alex Pler es charlar con un amigo, desde hace muchos años. Con lo cual esta entrevista nos la montamos de la forma más natural y rápida. Casi sin darnos cuentas nos vimos con un café sentados, la grabadora del móvil delante para hablar de su último libro publicado: Shiawase-dô (Zenith, 2019) Bajo el subtítulo de "Los 15 principios japoneses hacia una vida plena y feliz" nos lleva a un camino que va un paso más allá de lo que es un libro de autoayuda para convertirse en un viaje por una serie de palabras que pueden conseguir que cambiemos el chip.

Momento de presentaciones, como si fuéramos nuevos

Buenas tardes, ¿y usted quién es?
[Risas] Yo soy Alex Pler y soy un viejo conocido de usted. Ya son muchos años de compañeros de blogs [En el 2009 los dos comenzamos nuestros respectivos blogs, él Sombras de Neón y servidor éste que leéis]

¿Qué te trae por Madrid?
He venido a presentar el libro Shiawase-dô, es el segundo que saco de temática japonesa. En este caso son 15 conceptos que nos enseñan una visión positiva de la vida desde la cultura japonesa. 

Como puedes ver en Madrid vamos super acelerados de la vida
Sí, lo he visto, todo contrareloj. Creo que es el ritmo en general de las grandes ciudades, no es muy diferente a Barcelona. El ritmo que te exige depender de horarios, coger el metro... en definitiva, optimizar tu tiempo.

Portada de Shiawase-dô, el diseño de cubierta e interior ha sido realizado por Sacajugo.com

Con Shiawase-dô ¿crees que se puede de alguna forma de redirigir este ritmo de caos?
Son conceptos que surgen de una cultura milenaria que no han tenido en cuenta la vida que tenemos hoy en día. Si que indirectamente creo que nos ayuda a tener una serenidad mayor en el día a día, por ejemplo Itadakimasu es como dar las gracias antes de comer por esa comida que vas a ingerir. Pero no sólo das las gracias a Dios, como bendecir la mesa, sino dar las gracias al animal o planta que ha dado la vida, a la persona que lo ha cultivado, la que lo ha vendido, a quien lo ha preparado... El agradecimiento se extiende a todo ese proceso, para valorar la comida y el esfuerzo que lleva. Muchas veces en el día a día ni siquiera lo valoramos porque estamos a la vez mirando la tele, el periódico, el móvil... pensando en la cita siguiente. No nos sentamos a comer, simplemente comer. Cuando explico la palabra, lo hago con anécdotas de lo que me ha enseñado el valor de esa palabra en Japón, No es pretender hacerlo todos los días, porque soy el primero que no lo hago, pero si que de vez en cuando acordarse de esa palabra y echar el freno.

Me recuerda a un concepto que hay de psicología que se aplican en terapias como es el Aquí y ahora, estar en el lugar donde estás y el tema de dar las gracias es concentrarse en ese instante, sabiendo todo lo que hay detrás. Realmente el libro está en la categoría de "Autoayuda" ¿Tú crees que también hay un poco de psicología y filosofía en su interior?
Yo ni psicología ni filosofía sé... [Piensa y se da cuenta que filosofía la dio en el colegio y psicología en alguna asignatura], no soy un experto ni tengo conocimientos. Cuando me propusieron este proyecto en la editorial les dejé muy claro que yo no era experto en terapias, ni en crecimiento personal... yo lo que podía aportar era cultura japonesa, que es mi especialidad, y es lo que ellos pedían junto a mi visión personal. No dármelas de erudito sino de haber viajado a Japón, de tener una tienda dedicada a la cultura japonesa y puedo aportar experiencias o vivencias que me han enseñado esas palabras. Como los japoneses tienen tan interiorizadas esas palabras las aplican en el día a día de manera inconsciente. Cuando ves como lo hacen te dan una lección vital. Como occidental te choca, te fijas y te lo atesoras. Así a la editorial les gusta mucho ese enfoque, ya que buscaban algo más cultural y sobre todo vivencias que les pudiera transmitir que esas palabras son aplicadas realmente por los japoneses y no es que se lo haya inventado.

Una forma que es más fácil que sea identificable por el lector. Todo el libro está lleno de ejemplos.
Ya que todos los temas son tan abstractos la idea era que hubiera una forma física de experimentarlos y es en estas vivencias. Que se contextualiza en la cultura japonesa pero que veas que esa vivencia tampoco es tan diferente de lo que nos pasa a nosotros. Al final las situaciones del día a día son muy parecidas en Japón, entonces no cambia la vivencia pero si cambia la perspectiva, la forma de afrontarlo gracias a su cultura. Si aprendes de eso de afrontar las situaciones del día a día cuando vuelves a tu ciudad, ya no estás en Japón, pero has aprendido un poquito. Eso es lo que me permitían las enseñanzas.

Contactando con editores. Primer acercamiento. La nave está a pleno rendimiento

Todo este proceso de la creación del libro, ¿De qué forma contactan contigo para proponer el libro y como va fluyendo la creación? 
Ellos me propusieron un libro sobre principios japoneses, el subtitulo ya me lo dieron hecho. Lo que me aportaba escribir el libro era un reto ya que me salgo del terreno de la narrativa y me meto en el tema de crecimiento personal. El segundo reto es todos estos viajes que he tenido no me había puesto a analizarla, era algo que me había quedado con ello: Poner en orden todos esos viajes, darles valor, ordenar las ideas, vivencias, sentimientos que me ha transmitido la cultura japonesa y ponerlos en orden. Ha sido bonito darme cuenta de como he cambiado, ya que he viajado varias veces y con diferentes motivos. La primera vez que estuve allí lo viví de una manera, la siguiente de otra y eso a lo largo del libro se nota.

Además es el segundo libro de temática japonesa que publicas con editorial. La temática de Japón, todo aparece influenciada siempre ha estado en algún lugar en todos tus publicaciones anteriores, ya sea una recopilación de artículos, la novela, etc ¿De dónde viene tu fascinación por Japón?
Como digo en este libro, empezó con Dragon Ball. Fue el primer recuerdo consciente, de ahí yo no sabía que eran japonesas. Sabía que eran raros, que eran diferentes al resto que había visto. Considero que si a mí me gusta leer y las series japonesas, a lo mejor también me gustan los libros de temática japonesa. Me gusta. Me empiezo a interesar por los samuráis, su cultura, el Bushido, su código de honor de enfocar  la vida, y es la primera cita del libro. Es más, la cita con la que se abre el libro es de un Samurai.

Un samurái en pleno momento de concentración

Creo que además es cierta [Es una cita extraída de Hagakure: El camino del samurái de Yamamoto Tsunetomo donde habla reflexionar sobre la tormenta y el aceptar mojarse]
Escrita por un samurái en el siglo XVII

Aunque sea anterior, es una lección que se sigue aplicando en nuestros días

[Las casualidades son curiosas. Justo en ese momento entra por la puerta de la cafetería donde estamos Maxi. Maxi es otra persona que conocí por medio de los blogs ya que él también abrió en 2009 el suyo. Ha ido mutando de nombre en estos años y actualmente es Las Zapatillas de Maxi]

La filosofía de los samuráis aunque esté escrito hace siglos es que todavía se sigue aplicando. Es lo que más me llama de la cultura japonesa, como algo que hicieron para llevar su vida diaria y en el campo de batalla en una época de guerra de Japón en la otra punta del mundo, a mí en otra situación completamente distinta me resuena y me transmite cosas. Y como eso, con muchísimas cosas de la cultura japonesa. Lo interesante es que al final una cultura totalmente distinta pero te enseña cosas que también son útiles para ti.

Quizás los viajes del Doctor no son tan disparatados como pudiéramos pensar

Empiezo a pensar que a lo mejor lo de los viajes en el tiempo de Doctor Who no es tan extraño. Es curioso, como decías, que dos épocas tan diferentes se pueda aplicar lo mismo.
En el libro menciono una obra literaria, el Libro de la Almohada, un libro del siglo XI escrito por una cortesana que hace una de las reflexiones de "la carta del día después". Tiene una cita por la noche con un chico y se queda esperando toda la noche el mensaje del día después. Si no hay ese mensaje te pasa que entiendes que eso no ha llevado a ningún sitio. Me hace una conexión brutal, no sé si decir un viaje en el tiempo pero que una señora que vivía en la corte del emperador en el siglo XI en Japón y que haya vivido algo que hemos vivido nosotros... Es algo que me vuela la cabeza. No somos tan diferentes pero tenemos formas diferentes de afrontarlo. 

Hablando de cambios, como ha cambiado de tu primera visita a la última a Japón.
La primera vez fue en 2007 no era tan turístico, habían comenzado a bajar los precios, pero no estaba de moda. Por un lado Japón no tenia tantas cosas para turistas, no sabía casi nada inglés. No es que sea mas autentico, eran mas ingenuos y se sorprendían que los occidentales se interesaran por su cultura. Por otra parte yo era más ingenuo, tenía 25 años, estaba en mi primera relación, con trabajos temporales, no había encontrado mi orientación, no había publicado nada, no trabajaba en una librería... cuando vuelvo es en 2015, ocho años después, y desde entonces ya he viajado siete veces.

El famoso cruce de Shibuya en Tokio

Eso ya es vicio.
Ya es vicio, unas dos veces al año. Cuando ya vuelvo es ya teniendo la librería japonesa, con relaciones a la espalda, algo publicado... Me documento más, me sorprende menos, empiezas a ver más detalles en los Templos. Japón ha cambiado, el turismo es pleno, ahora les gusta que la gente les interese pero ya no se sorprenden. Hemos ido cambiando él y yo.

Hablando de cambios, como ves la oda al contenido vacío y otras obras que se quedan en un segundo plano
Eso ha pasado siempre en todas las sociedades y culturas. No lo veo ni bueno ni malo, tiene su público y su función. El miedo que tenía con el libro es que sólo fuera un libro de autoayuda cuando es algo más, te explico unos conceptos y allá tu lo que hagas con ellos. No tengo una formula mágica. Puedes aplicarlos no, aplicar uno, los quince... espero que como mínimo sea vea que hay un cariño en el libro, que hay un conocimiento. No me considero un experto en cultura japonesa, porque a cada día hablo con gente que sabe mucho más y todos los días estoy aprendiendo. Al menos he intentado volcar lo que yo sabía, que no pensara la gente que es un libro vacío de contenido. En poquito he condensado mucho.

Aparte del contenido, el continente porque el libro al tacto es muy agradable, fue aportación de la editorial
La editorial es Zenith y Sergi Soliva y Eugenia Soria son los editores. Yo he trabajado de la mano con Sergi y tenia muy claro que quería este formato. Lo había visto en una feria del libro en un libro que no tenia nada que ver con Japón. Algo de bosques, naturaleza... un libro alemán y le llamó mucho la atención. El efecto de encuadernado lo tenía muy claro. Decidió sumarlo a la encuadernación japonesa. Cuando recibí el libro me sorprendí porque aún sabiendo que no iba a estar en encuadernación japonesa, me lo parecía. Es un libro que entra por los ojos y que va a ser algo más.


Creo que esta no es la clase de ejercicios que estábamos pensando que deberíamos hacer


Ese algo más es que también hay ejercicios prácticos al final de cada capítulo para poner en marcha/utilizar/interiorizar todo lo que has ido contando.
Se lo propuse a los editores cuando me di cuenta que los contentos son abstractos y te estoy contando cosas que he vivido en japón. Así pensé en sintetizar ese conocimiento en un ejercicio al finalizar que puede ser hacer un origami, etc... que va en consonancia con lo que se ha hablado en ese capítulo A los editores les gustó mucho y sólo me indicaron que todos los capítulos tuvieran que tenerlo. Algunos son de concepto interior, otros con los demás

¿Y qué has aprendido de la felicidad haciendo el libro?
Lo que decía antes de poner en orden. lo digo siempre: No soy la persona más feliz ni optimista del mundo, no es lo que vendo en el libro ni lo que quiero transmitir. Creo que da mas confianza alguien que no siempre es feliz porque todos sabemos que no es fácil ser feliz todos los días

¡Hola Mister Wonderful!
[Risas] Exacto, ojalá se pudiera o yo no he alcanzado ese punto. Al poner en orden esas ideas me es más sencillo... Antes hemos estado comiendo con Xavi y en algún momento todos estábamos usando el móvil ¿Cuántas veces estamos los tres juntos al año? Pocas. Es muy difícil apagar los móviles, habría que saber hacerlo siempre. 

Portada de Hanakotoba, el anterior libro de Alex Pler que se editó este año

Además es el segundo libro japonés tras Hanakotoba: El lenguaje de las flores (Satori, 2019)
El diccionario de palabras está funcionando, va por la segunda edición. Cuando me proponen este yo estaba redactando el otro, no tienen nada que ver pero los dos parten de la cultura japonesa y las palabras, pero ese trabajo previo me vino bien. Fue la primera vez que trabajaba con editorial, y ha sido fácil en los dos casos. El concepto de los libros los dos se parecían a lo que yo quería. Ha sido muy sencillo, me han guiado para sacar el mejor libro posible y los consejos siempre han sido para mejorar. Estoy muy contento y agradecido sentir el apoyo. Sabes que vengo de la autoedición, con lo que hay un gran trabajo de promoción, de enviar a influencers, periodistas o a gente afín de blogs culturales. Apostar por el libro y ya no estás solo, tienes un equipo pequeñito con el que haces piña y es algo que he notado. No es el mismo proyecto pero es el mismo momento, pero creo que cada uno va dedicado a un público diferente aunque estén hablando de Japón.

Para hacer un cierre, así en perspectiva ahora con los tres libros.
Con mucho cariño, si tengo que volver a la autoedición no pasa nada. Creo que forman parte del mismo camino. Tu lo has dicho antes, Japón ya aparecía en ellos. En La noche nos alumbrará los samuráis o películas japonesas ya aparecen, en El mar llegaba hasta aquí el protagonistas acababa en Japón y en la primera conversación que tienen ya hablan de Dragon Ball, en el tercero (El Amor Desordenado) no diré que está inspirado en los haiku, pero esos poemas me han ayudado a condensar. Son 100 palabras. Los haikus han cambiado mi forma de escribir. Si me gustaría que el próximo libro que salga mío no sea de temática japonesa, que estaré encantado de hacer más si a las editoriales les ha gustado mi trabajo, pero espero que lo siguiente que publique sea una novela.

Portadas de los tres primeros libros de Alex Pler, creadas por José Soriano

Eso suena a que tienes cosas pendientes, ¿Qué proyectos andan por ahí?
Tengo una novela que tengo que acabar, que pulir. Si sale será para 2021, es una novela con la que llevo mucho tiempo. Ha cambiado mucho desde que la comencé porque creo que ha cambiado porque el Alex de  antes no escribe como el de ahora y el que tiene que escribir es el de ahora aunque no tenga que ver con Japón pero tendrá que ver con la forma de la felicidad, con una forma mas escueta (El Amor desordenado), con la relación de los dos protas (El Mar llegaba hasta aquí). Todo forma parte del mismo camino. Cuando me releo Shiawase-dô no creo que el Alex sea tan diferente a los anteriores libros. Es más, la Noche nos alumbrará, que seria el más diferente, fue mi referente para escribir éste.


Para acabar, la ultima frase del libro es "Uno sólo empieza a envejecer cuando deja de aprender"
Es un dicho japonés que tenía en el escritorio que me habían regalado unos amigos. Es una postal. El aunque nunca vayas a llegar. Una de mis películas favoritas que tu sabes es Beginners es un poco eso "Vive las cosas como si fuéramos principiantes" que a pesar de tener cáncer terminal, salir del armario a los 70 años... te parece más joven el padre que el hijo porque ñeste no vive las cosas.

Imagen promocional de Beginners

Un placer una vez más, algo que quieras contar
Algo que es muy curioso, que les puede interesar a los lectores de tu blog es que hago muchas referencias pop en el libro, no es . De repente te puedo meter una canción de Dido en la palabra Ichigo Ichie [Disfrutar tanto de un momento como si fuera el último]. El tema es The day before the day, que hace referencia al día antes que se muera su padre. Lo que cuenta es que tiene a su padre en el hospital y no puede ir a hacerle una última visita. No es un dramón de canción, es un aprendizaje en la línea del libro, hacer las cosas cuando tenemos tiempo. Porque hoy estamos, mañana ya veremos lo que sucede. También hablo de Rupaul, de la película Beginners, al final soy yo [Risas]. El Carpe Diem. 

Gracias nuevamente
A ti

¡Ale, vete ya!
[Risas]


Puedes seguir a Alex Pler en Facebook, Instagram y Twitter

Puedes comprar Shiawase-dô desde la web de Planeta de Libros además de en librerías como La Casa del Libro, El Corte Inglés o FNAC entre otros.

1 comentario:

  1. Gracias por la mención pero sobre todo por la recomendación: mi próxima adquisición

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...