4 de noviembre de 2017

[Casi lo mismo de siempre] Que bailen los demás y los nuevos himnos para loosers


Que bailen los demás están de regreso. Tras El disco de Que bailen los demás, un grandes éxitos en toda regla lleno de colaboraciones, nos llega su nuevo EP: Casi lo mismo de siempre (Autoeditado, 2017) es lo que necesitabas si estábamos ávido de canciones para justificar esa existencia en la que a veces la realidad nos supera y cuesta ver las cosas con optimismo. Vamos, que es un recopilatorio de himnos para loosers en toda regla.

Porque todos hemos sido, somos o seremos Britney sintiéndonos tan perdidos

Vivís con vuestros padres, el trabajo (si es que tenéis, claro) os está matando lentamente, tus proyectos no salen como quieres, las esperanzas de ese futuro prometedor no han llegado, las resacas cada vez te duran más días, estás más solo que la audiencia de Gran Hermano este año y te sientes más perdido que Britney Spears en la actuación de los VMA de 2007.

El disco parece que comienza optimista con esa Introducción innecesaria, un instrumental de menos de un minuto que no parece dar señales de todo el drama que se viene en las siguientes cinco canciones. Balada de Villadestrucción es la que ya conocíamos desde hace unas semanas y ayer estrenaba el clip: "Canto porque no esperaba que esto fuera mi futuro. Ojalá cambie mañana, porque así no vale un duro. ¿Dónde quedan las promesas y los coches voladores? Son mentiras de poetas y telepredicadores" Y esto se refleja claramente en Regreso al Futuro II donde se trasladaban a un 2015 en el que si que existe una realidad virtual más realista pero nada de patines voladores ni esa alta tecnología que nos habían vendido en la ficción. De balada la canción tiene poco pero de drama y de looser lo tiene todo.

¡Bienvenidos al maravilloso mundo del circo!

Estaba sobrio cuando lo hice, es una declaración de intenciones en toda regla. 1) Porque avisa que no había bebido al hacer la canción, vamos, que no es un momento de enajenación mental; 2) Porque aunque comienza con un punto optimista: "Pero creo que si siempre he escrito lo que pienso debo decir que estoy más contento sin comprender qué es lo que cambió" pero enseguida la cosa se torna para acabar diciendo "Aunque ya verás que esto es un ciclo, solamente y cuando menos me lo espere como empezó también va a acabar". La canción es muy "Marca QBLD".

Aunque la primera canción es a la que llama balada, casi las estrofas de Completamente innecesaria podían llegar a ser más balada hasta que llega el estribillo que es de los de bailar bajo una bola de discoteca con el tema de que esta se te caiga encima y te mate, porque eso debe ser lo que quiere decir con "Y mientras la gente allí sigue bailando yo pienso en el día en que voy a perderlo todo" con un final donde la voz se convierte por arte y magia en algo parecido al Pato Donald. Es decir, que está agonizando con la bola de discoteca clavada por el cuerpo.

No bajamos el ritmo de las letras, aunque si de la melodía, en Toallas viejas de hostal que tiene un punto a Fangoria en la música, un deje, un algo, un no sé que (atentos a las notas finales del estribillo). Así demuestra el hastío ante la vida que refleja en algo que parece un autoboicot en frases como "Escribo una canción que me queda fatal. Perfecta para el disco de Que bailen los demás. Dejo el ordenador, me tiro en el sofá, me rasco la entrepierna, y miro la publicidad " ¡Con lo que nos gustan estas letras!

El resumen del disco de Que bailen los demás

Ahora llega un poco de electropop con toque oscuro en El ruido nunca inquieta una de desamor de lo más claro y en donde tenemos miedo a perder a esa persona que consiguió que aquellas pequeñas cosas dejaran de tener tanta importancia... y ahora no quiere perder se amarre con la seguridad "Pero entiéndeme tú a mí: soy bastante raro, con cientos de complejos y me hiciste caso quedándote conmigo en el momento cuando te necesité. Y muy egoístamente no te quiero perder"

El cierre viene con la versión que hicieron de Los Planetas. Versión muy libre, y comentada, de la canción: Que no sea Kang, por favor (Versión comentada) que ya conocíamos tras haberse presentando al concurso del Contempopránea de este año.

Casi lo mismo de siempre es una nueva colección de himnos loosers para una sociedad que ha crecido enfocada en los errores, en lo que no tenemos, en lo que nunca tendremos y en el tremendismo de un futuro oscuro. Son himnos para ti y para mí, para estar tirados en la pista de baile que podéis escuchar en Spotify o en Bandcamp de donde también podéis descargarlo al precio que queráis (incluso a 0€)



Que bailen los demás también está incluido en Reinventando las Confesiones, un recopilatorio muy chulo hecho por Confesiones tirado en la pista de baile y que se puede conseguir en descarga gratuita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...