11 de diciembre de 2020

[ Episodio 3815 ] [ 'Ser Yo': Nika feat. Münik, un himno de 2003 que regresa en 2020 ]

 


Si pienso en Nika me tengo que trasladar a mis veinti poco años. Soy un año y pocos días menor que ella. Hoy Mónica Rodríguez, el nombre del DNI de Nika, cumple los 41 y lo celebra con una nueva versión de esa canción que cantábamos como si nos fuera la vida en ello: Ser yo feat. Münik. Ahora suena completamente ochentera, como las canciones de la banda, dando un giro al tema que nació siendo puro pop. Ser yo fue una canción emblema para muchos en 2003 pero creo que es igual de aplicable en este 2020.


Vamos a hacer un viaje a la inversa, desde la actualidad hasta el 2003. Porque los últimos años de Nika, además de tener un centro de yoga llamado Ser Yoga junto a Irene Canal, la hemos podido redescubir siendo la líder de Münik, banda donde comparte espacio y talento con  Aleix Vilardebó y Jordi Roselló. En realidad es un poco nuestra Shirley Manson, una mujer con personalidad, con contundencia y echada pa' alante. El grupo tiene un sonido que puede llevarnos a los propios Garbage o The Sounds y con dos discos en el mercado: Otra Dimensión (2015) y Nada fue casualidad (2017) Antes de todo esto conocimos el single Sígueme (2014) que ya nos puso bastante las pilas.



Aún recuerdo aquellas maquetas en Soundcloud del grupo que ya dejaban claro que el sonido de Münik era algo diferente a lo que estábamos acostumbrados a escuchar en el panorama de nuestro pais. Esto sucedió tras unos años donde vimos a Nika en diferentes programas de televisión donde participó actuando.

Su segundo disco en solitario se lanzó en 2007 fuera de los circuitos de las discográficas y autoeditándose. Desde Madrid era un disco muy rockero, lleno de guitarras y con un cambio de imagen respecto a años anteriores. Te callas un año era la carta de presentación e iba dedicada a esas personas de la industria que te dicen que es lo que tienes que hacer. Otro de los éxitos fue la versión de Mi vida Rosa, una versión del clásico de Los Romeos, que creo que hizo conocer la canción a un perfil de personas que puede que no la conocieran.

Su primer disco se llama Quién dijo que es el fin. Al menos, como ocurriera con Alejandro Parreño, la discográfica no les alejó mucho de su propio estilo. Quizás no eran discos perfectos y con los que los concursantes pudieran identificarse al 100%, pero nos daban una primera imagen de como eran ellos y lo que había tras lo que se había visto en su participación en Operación Triunfo. De este disco se extrajo como single de presentación Ser yo, un himno en todo regla para una generación. El clip fue también un gran acierto. Fue uno de los primeros trabajos en videoclips de Titán Pozo que posteriormente trabajaría con Pereza, Dinero, Rubén Pozo, Leiva, Bunbury, Amaral... y, como suele ser habitual, acabaría en el mundo de la publicidad.

Cuando salió de la Academia de OT, la segunda edición que fue una en las que más talento había como sucedió en la de 2017, le tocó grabar el correspondiente single que hacían todos los participantes. Si vendían 200.000 copias tenían derecho a grabar su propio disco. Trampa de Cristal fue un hit, una de esas canciones de 2003 con las que disfrutamos muchísimo [Una pena que haya muchas que no estén en Spotify como las de Lunae, las propias de Nika o los singles de OT2]. El vídeo fue rodado en el laberinto de Horta. Mirad si me gustó que le dije a un amigo que me llevara allí y tratamos de recrearlo. Puede que esté en algún lugar de mis cedeses con fotos de la época.

Fue en 2002 cuando, una buena parte del mundo, conocimos a Nika (Mónica Rodríguez) entrando en la segunda edición de Operación Triunfo. Una imagen seria, una timidez que escondía ese perfil, y un carisma que la hizo ser una de las participantes favoritas para muchos de nosotros. Aunque ella ya tocaba en diversos locales madrileños con la Hard Rock Band.

¡Felices 41, Nika! Por muchos más.

Puedes seguir a Nika en Twitter, Facebook e Instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario