31 de julio de 2022

[ Episodio 4083 ] [ Together Again: Cuando una boda se vuelve un viaje al pasado disfrutando del presente ]



¿Alguien más ve el parecido con el logo de El Disco de tu Corazón de Miranda!?

El pasado fin de semana asistí a uno de esos actos en el que ya sientes que tienes una edad: la boda de uno de tus mejores amigos. Sí, porque yo he vivido otras bodas, he visto tener hijos, pero nunca había asistido a una boda en la que también estuviera rodeado de otros grandes amigos. Creo que es como cerrar el círculo completamente de la madurez de la gente... Espero no tener que llegar a ver funerales de ellos y que el primero que tengan que ir sea el mío. Sea como fuere mi viaje fue toda una odisea que voy a contar por medio de canciones. Desde las doce de la noche del día hasta la celebración. 

Aprovecho y dejo por aquí las doce canciones que deberían de sonar en mi boda.

¿Bailamos?

1. Berlin u5 - Zahara: Día de trabajo, una grabación accidentada y pasadas las doce de la noche aún seguía gestionando cosas cuando mi tren salía a las siete y media de la mañana de Atocha con destino incierto. Bueno, destino claro: Zaragoza. Pero ese no sería mi destino final. Sea como fuere podemos decir que el "día" del viaje comenzó sobreexcitado nivel "Llévame a bailar"

Hay clásicos por los que no pasan los años

2. The Great Mega-Mix - Grease: Hacia tanto que no cogía un AVE. TANTO que, aunque me había dejado los cascos en mi caso por eso de las prisas, me iban a dar unos para poder seguir la película que pondrían. No, no dan, aunque me dieron una toallita para limpiarme las manos. Es de las pocas veces que he visto que ponen una película buena. Ni más ni menos que Grease, y de Grease hicieron en los 90 un Megamix que se ha escuchado en todos los eventos habidos y por haber. Por cierto esta canción sonaría después en la celebración de beber de la boda.

El Weekend con The Weeknd

3. Save your tears - The Weeknd: En Zaragoza cogí el coche con un grupo de amigos de mi amigo para poder llegar hasta el lugar de la boda. Nos esperaban dos horas por delante en coche, con parada incluida para coger refrigerio (una cervecita a las 10 de la mañana, hola Mario Vaquerizo) y seguir danzando. Nos perdimos por el camino, acabamos en un pantano donde nos hicimos fotos y cambiamos de GPS porque el de coche iba más borracho que lo que íbamos a acabar nosotros esa noche. Entre conversaciones hablamos de la fascinación de uno de ellos por The Weeknd. 

4. Slave to the music - Twenty 4 Seven: Preparación de la boda, vestirse, y llegar tarde. Porque hay cosas que no cambian. Si en tu grupo de amigos la gente es tardona, lo va a seguir siendo. Así que yo con mi traje puesto -un acontecimiento que pasa cada diez años- esperando al resto de la población del apartamento. Mientras alguien decidió hacer una selección de música noventa.

Mítico. Y han pasado casi 25 años.

5. Believe - Cher: La ceremonia comenzó con la entrada de los novios bajo una versión a cuerda del Believe de Cher. Con la gente cobijada debajo de dos olivos por que la boda nos pilló en una de las tropecientas olas de calor que estamos viviendo en este verano. Así mientras sonaba la versión todos poníamos los oídos pensando "Esta canción me suena", finalmente lo averiguamos. Nos pareció algo muy original.

Cuando suena Daft Punk en versión trío de cuerda

6. Get Lucky - Daft Punk: Tras la ceremonia, donde lloramos un poco ante los emocionados votos de nuestro amigo, llegaba uno de los momentos más esperados ¡El comercio y el bebercio!. Esos momentos en los que te pones fino antes del convite, bebes ya un poco más de la cuenta y te das cuenta que después no tienes hambre. Los mismos que habían estado con los instrumentos de cuerda en la ceremonia siguieron tocando versiones de canciones populares desde Álvaro Soler a Daft Punk pasando por la sintonía de Juego de Tronos.

¡Viva la Katy!

7. Roar - Katy Perry: Aunque en la entrada del banquete nos faltó el león que llevó en la Super Bowl, lo que si sonó fue el Roar de Katy Perry. Con esta canción los novios llegaban hasta la mesa donde comenzaríamos con una serie de discursos que fue el momento de llorar... Nuestra mesa, que era la de los amigos frikis (Literalmente en las hojas éramos los "Rollercoasters") no pudimos parar de echar lágrimas una tras otra. Hacia que no lloraba tanto desde el último funeral en el que estuve hace un par de años.

8. La Canción del Velero - La Fiesta: Ahora, después de tanta lágrima, no sé en que momento pasó que en pleno convite comenzó a sonar este TEMAZO DE 2003. Qué buen año fue ese. Pues mira, aquí ya la boda me convenció del todo, fue ese momento en el que sabíamos que ya esto iba a seguir hacia arriba. Y así fue. Años después descubriría que la canción iba del sexo seguro poniendo el condón en el "velero" que te van a meter.

Pues no me gustaba la Beyoncé, pero esta canción es muy temazo

9. Love on top - Beyoncé: Como en toda boda clásica que se precie nos encontramos como llegado el momento de los postres se hace la clásica, típica y tópica corte de la tarta. Para este momento decidieron elegir una canción de la Beyoncé que desconocía por completo y que, sorprendentemente, me gustó.

10. Theme from Jurassic Park - John Williams: Ese momento que descubres que parte del paisaje bien podría ser un decorado de la primera entrega de Parque Jurásico y en tu cabeza no para de sonar el mítico tema principal de la película. Daban ganas de ponerse a correr por el prado... aunque estaba enfrente y había que pasar todo el pantano que estaba en medio. Complicado.

E s  a f r o d i t a . . . 

11. Dancing Queen - ABBA: La noche estuvo tan llena de temazos, desde las siete y media de la tarde hasta las tantas de la mañana. Que yo me había acostado y tenía la música en la oreja como si estuviera en medio de la fiesta aunque voy a rescatar esta canción porque un amigo dijo que el suelo le recordaba al final de Mamma Mia! cuando se abría y salía agua.

Una de las coreografías que nunca pude hacer en mi adolescencia

12. Together Again - Janet Jackson: Un pequeño detalle que no he contado de esta boda es que era bilingüe, uno de los novios era español y el otro novio era inglés. Así que la música, la ceremonia y el público era de lo más variado. Una de la sección inglesa tenía un gusto estupendo y sospecho que buena parte de las canciones que sonaron en la última hora, donde teníamos un ordenador donde todo el mundo tocaba, las eligió ella.

Al final lo de Together Again fue real: nos juntamos personas que hacía muchísimo que no lo hacíamos juntas. Regresamos un poco al pasado pero disfrutando en el presente.

De verdad, el lugar era PRECIOSO. Me hubiera quedado cinco días más

No hay comentarios:

Publicar un comentario