20 de mayo de 2014

Es cierto que te digo cada día que tú eres magnífico


Sonaba esa canción. La que siempre nos había gustado bailar juntos cuando salíamos de fiesta. Sí, esa noche, después de mucho tiempo, volvía a sonar. Era lo que llamábamos bailar a cámara lenta. Por un lado bailabas despegado, pero por otro daban juego para poder agarrarse.

Puede ser que todo lo que llevara encima, entre las cervezas, la cena, y las copas, se me hubiera subido un poco más de la cuenta. Pero simplemente pasó, me dejé llevar. Te cogí de la cintura. Me pegué a ti, sentía mi mano casi fusionarse con tu cadera, y un poco más abajo, tus manos fueron a mi espalda y me apretaron bien fuerte. Casi sin darme cuenta estaba sintiendo el calor de tu cuerpo, abrazados...

...creo que fue justo en ese instante cuando el tiempo se ralentizó. De la forma más natural nos habíamos transportado a otro lugar. No había nadie alrededor, sólo nosotros dos y nuestros cuerpos. Podía sentir la piel, incluso por encima de la ropa. Las manos se iban fundiendo, lentamente por dentro de tu espalda. Nuestros torsos chocaron, pude sentir como el pectoral me acariciaba, y yo al tuyo. Siempre me había encantado esa parte de tu cuerpo.

Estaba pasando uno de los momentos más felices de mi vida. Una mezcla de sensaciones estaban explotando, como pequeñas bombas, en el interior de mi cuerpo. Nuestros cuerpos seguían su camino para convertirse en uno solo. No entrabas tú o en mí, o yo en ti, era algo mutuo. Al final estábamos uno dentro del otro, casi como como en un microcosmos, el comienzo del Big Bang.

De repente se hizo el silencio. Tenía miedo de abrir los ojos. No sabía que me iba a encontrar. Miré. Estaba en tu cama, y estabas ahí de pie, desnudo, como sabías que deseaba verte así. A punto de irte a la cocina, mientras pensaba las veces que te decía cada día que tú eres magnífico, como amigo y como compañero fiel de la vida. Nunca fuimos en la misma dirección que el resto del mundo, y esta noche era un claro ejemplo de ello.


Este relato está inspirado al escuchar Magnífico (Buffetlibre Remix) de Salvador Tóxico. Hoy se ha estrenado este remix del cuarto single del proyecto en solitario de Javier Castellanos. Tras Me voy a París, Abisal y Animalismo, le toca el turno a uno de los primeros temas que conocimos. Todos ellos están incluidos en Animalismo (Autoeditado, 2013), su primer disco.

Los encargados de realizar este remix, tan synth pop mágico, han sido los de Buffetlibre. Este dúo de DJs, formado por Miguel Sánchez y Marc Constantí, han hecho remezclas para grupos como The Spinto Band, Cartridge, The Toxic Avenger, Little Boots, Patrick Wolf, Dragonette, Plushgun, Angelo o The Antlers. Además editaron el año pasado su primer disco, el precioso Songs for Elaine (Subterfuge Records, 2013) lleno de colaboraciones.

Magnífico, el tema original, tendrá vídeo realizado por Yago Partal, que ya trabajó con Algora, Sundae, April Fool’s Day o The Birkins y para películas como La piel que habito de Pedro Almodóvar o Lo imposible de J.A. Bayona. La portada del single está diseñada por Alberto Cuenca, que ya dejó ver algún otro diseño inspirado en el proyecto, como una de Lo Eterno y otra de me Me tengo que acostumbrar.



El remix de Magnífico de Buffetlibre está en descarga gratuita desde el Bandcamp del grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...