15 de mayo de 2017

10 cosas que nos dejó el domingo de San Isidro indie, "el Indisidro"


Ayer teníamos una cita con San Isidro, este año el cartel había pasado de los típicos, tópicos grupos que venían todos los años... o clásicos reciclados que hace años que no se sabe de ellos, a un repertorio más variado que iba desde una Martirio con la banda sinfónica de Madrid, en la Plaza Mayor, hasta Delafé (ya sin las flores azules) en Las Vistillas. Para mí la cita de estos días era el domingo en el Escenario Puerta del Ángel donde había cuatro grupos de ayer y de hoy que iban a demostrar lo que podían dar en el escenario.

10 cosas que nos dejó el domingo de San Isidro indie, "el Indisidro"




Cuando no tienes claro a lo que estás yendo

1. ¿Esto es San Isidro o un festival indie? ¡Y gratis! La sensación que te daba no era la de las fiestas de Madrizzzzzzzzzzz, era casi más que se habían montado un festival de pop en la Casa de Campo. Una explanada enorme que si le echabas imaginación pensabas que estabas de vacaciones por ahí. Me recordó un poco a aquella edición 2009 del Día de la Musica (sic).

El equipo de organización del Ayuntamiento de Madrid

2. Buena organización: No sólo porque hubiera uno de seguridad que parecía que era un modelo de colonias. Todo estaba bien puesto, desde la entrada, nos regalaron una chapa de las fiestas y todo el mundo civilizado subiendo hasta la explanada donde se celebrara el evento. Allí había una separación en mitad del escenario para dividir al público en dos y, en caso de emergencia, que la gente se redirigiera a diferentes salidas de emergencia. Muchas barras, muchos camareros y unos precios tampoco desorbitados.

Cuando comenzó a sonar Camas y Trincheras

3. Rusos Blancos al solete veraniego de mayo: Los primeros en actuar con todo el sol dándoles de frente. Manu, su cantante, con gafas de sol y dándose unos elegantes bailes en el escenario mientras repasaban sobre todo su último disco Museo del Romanticismo que todavía suena mejor en directo. Recogieron algunas canciones de discos pasados aunque no Supermodelo que hubiera triunfado entre los que no conocían al grupo, y cuando yo ya estaba "¿No van a tocar ninguna de Crocanti? ¡Si es de lo mejor!"... terminaron con Camas y Trincheras y A otra con esas. Ya fui feliz para todo el resto de la tarde.

Rusos Blancos tomando el sol pero sin piscina y con público que les mira

-o-


Me he enamorado y me he quedado embarazado al mismo tiempo

4. Los hombres guapos: De verdad, no era ni medio normal. La media de hombres atractivos, follables, casables, abrazables y besables era muy amplía. Era muy gracioso cuando un amigo me decía "Es que hay unos padres tan monos" y yo pensaba "Claro, es que NOSOTROS YA TENEMOS LA EDAD DE ELLOS". Entonces nos íbamos a la barra y pedíamos otro mini de cerveza para consolarnos y celebrar que cumplimos años y seguimos vivos. Y seguíamos comentando la cantidad de gente guapa que había. No, no voy a decir eso de "Cuando llega el calor los chicos se enamoran" que ya se hace hasta pesado.

Distorsión. Versión gráfica.

5. Triángulo de Amor Bizarro, la distorsión melodiosa: Eran los segundos de la noche y contaban con muchos fans entre el público que cada vez era más numeroso a estas horas cuando el sol ya caía por detrás de los árboles de la Casa de Campo mientras las guitarras distorsionadas del grupo hacían su aparición. A Triángulo hay que diferenciarles dos etapas: la actual con su último álbum (Salve Discordia) y los discos anteriores. Han abogado por una menor distorsión y más pop pero sin perder su seña de identidad. Si para mí su himno era hasta ahora El Fantasma de la Transición -la conocí gracias a aquella versión pop que hicieron Hola a todo el mundo junto a Sr. Chinarro- ahora es Barca Quemada que tiene una de las mejores frases de una canción: "Cuando te follen las fuerzas y no puedas volver encontrarás lo que buscas (Bajo la luna pálida, bajo la luna pálida)".

Triángulo dándolo todo al atardecer
-o-

Cambiad la playa por el bosque y ya está. Cualquiera parecido con la realidad es pura coincidencia

6. El atardecer con el bosque de fondo, todo muy bucólico: Mira, precioso para pedir la mano de alguno de esos barbudos que andaban por allí. O a varios. O hacer un All the lovers a lo Kylie Minogue con todos ellos, todo muy romántico y tierno... que yo soy un ser de amor y asexual.  La música de espera, adecuada a cada momento... Hasta pusieron el Magic de Chucho.

¿Habéis visto que "boniko" el efecto de sol sobre los árboles? Soy un artista
-o-

Mis amigos y yo empujando a gente para coger comida de la barra

7. La cercanía con el barrio de al lado: Si no conocéis en el barrio del Paseo de Extremadura La Esquina de Eusebio no sabéis lo que os estáis perdiendo. Es casi lo más clásico y conocido de este sitio. Así que nosotros hicimos una pausa cuando actuaban Surfin' Bichos y nos fuimos allí a comer tapas como locos: choricillos, empanadillas, jamoncito... aunque parecía que no nos habían dado de comer en años y estábamos devorando la comida.

Ains, este concierto le hubiera encantado a Puri... PERO SI PURI ESTÁ EN LA QUINTA FILA

8. ¿Hemos llegado todos?, ¿Falta alguien?: Como si fuera un festival, allí estábamos todos: la pandilla pop, cantantes, artistas, amigos de amigos, ex ligues, amagos de ligues, ex archienemigos, conocidos, gente de a bien, gente a la que en mi estado de felicidad de darlo todo (bailando y comiendo) ignoré sus whatsapps, ex futuros maridos, maridos en potencia, marido y marido encantadores... y así en bucle. Todo aquel que no se había ido de puente estaba allí.

Recreación, a cámara lenta, de como bailábamos con Javiera

9. Javiera Mena fue un non stop de bailar en un setlist que se nos hizo corto, muy corto y que comenzó recordando uno de los temas de su disco Mena, Hasta la verdad, para seguir yendo del pasado al presente. Un par de versiones, Ritmo de la noche y Yo no te pido la luna, una colaboración de La Prohibida en la única balada que tocó al piano (Really?), un cierre con Esa Fuerza, un gran no single que tiene tanta potencia en su melodía y letra. Ella estaba emocionada de ver tanta gente porque no sabría si iba a ir gente y estábamos todos encantados con verla allí. Madrid, además, ha dicho que le ha dado una novia. Matadnos de amor... y de baile. Todo terminó sonando por el hilo musical el Saturday Night de Whigfield, por seguir bailando.

Javiera Mena con sus bailarinas ¡Bienvenidos a la fiesta de fin de curso 2016/2017!

-o-

Y todo esto sin drogarme. Que no se diga

10. La felicidad: Que no hay nada mejor que juntarte con los amigos, ver a gente que hace tiempo que no ves, bailarte unas canciones, ponerte al día, comentar lo que pasó el día anterior en Eurovision, hablar de proyectos cercanos y todo eso. Así sí, muy bien ¡Gracias Carmena!

Fotografía: Facebook de Javiera Mena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...