27 de mayo de 2017

[¿Por qué follamos mejor cuando ya no somos novios?] Lágrimas de risa y golpes emocionales para superar la puta realidad


Abril Zamora es de esas personas que tiene el arte en las venas y que ves sus trabajos pensando, tal como decía mi amigo Isma "ya me gustaría escribir igual y hacer esas maravillas de montajes! Que le inunde el éxito, hombre". Lo ha demostrado hasta la fecha sabiendo llevar sus historias por el camino en el que el público disfrute y se emocione al mismo tiempo. Así ir a ver un montaje suyo se convierte en una motivación enorme para ir al teatro, como ha pasado con ¿Por qué follamos mejor cuando ya no somos novios? 


Esta obra, que inicialmente se llamó así, pasó por el nombre de El Declive (de unos personajes que vomitan) y ha vuelto a su nombre original, es un nuevo ejemplo y un giro en el propio universo Zamora que ya exploré cuando se estrenó la serie Temporada Baja y que me enamoró con Yernos que Aman. Sigue abogando por un sentido del humor que en esta obra parece que ha llevado al punto de la explosión de risa por parte de los espectadores, incluidos amagos de aplausos entre los mismos, aunque esconde esas situaciones complicadas, jodidas y que todos hemos pasado en el momento en el que algo se rompe, nos sentimos inseguros y nuestros pensamientos van a toda velocidad como el mejor coche de Fórmula 1. 


Y aunque la mayor parte de la obra provocará la estimulación de la serotonina en tu cerebro de forma natural, también habrá instantes en el que uno se pondrá serio. Casi son secciones separadas que hacen, entre la música, la actitud de los actores, las proyecciones o las situaciones hacerte tragar un poco de saliva. Lo que es un impacto emocional en toda regla, algo de lo que Abril es experta.


No sólo es Abril la encargada del éxito, es ese grupo de actores con el que se rodea y repite sobre el escenario con los que ha creado tan buena conexión y parece que es complicado decirle que no a proyectos tan interesantes: Juan Blanco -como el chico mono-adorable-perfecto que además de porte aparenta ser- y Paula Muñoz -como la chica que no tiene del todo claro que hacer con el chico mono- y después tenemos a sus acompañantes en modo de voces mentales que son Bea de la Cruz, Nuria Herrero, Teresa Mencía, y David Matarín, cada una con su propia faceta. Estos últimos también hacen de amigos de los protagonistas, otra buena dualidad, personajes que todos reconoceremos al instante entre gente conocida que nos rodea... o nosotros mismos.

Así Abril Zamora firma una obra donde refleja las dualidades y miserias del ser humano, lleno de referencias pop (desde lo más comercial a lo más alternativo) y donde nos presenta todas las "diferentes personas" que llevamos en el interior. Esas voces que nos hablan y nos dicen, a veces de forma contradictoria, que hacemos o dejamos de hacer, y que desde una ironía brutal, una buena selección musical, que creo que son el conjunto de cosas por lo que me identifico mucho con sus obras, nos vuelve a dar un golpe directamente en la cara y resuelve la pregunta que da nombre a la obra: ¿Por qué follamos mejor cuando ya no somos novios?


¿Por qué follamos mejor cuando ya no somos novios?, tras el estreno de ayer, se puede ver esta noche y mañana dentro de la programación dentro del festival SURGE de Madrid, y todos los sábados de junio, a las 21:00h. en la sala AZarte (Calle San Marcos, 19, Metro: Gran Vía-Chueca). Las entradas están a la venta en la web de la sala. Id a verla, de verdad.


Autor: Abril Zamora
Dirección: Abril Zamora
Asistente a la dirección artística: Jordi Boronat
Intérpretes: Juan Blanco, Bea de la Cruz, Nuria Herrero, Teresa Mencía, Paula Muñoz y David Matarín
Diseño de iluminación: Matyssa Pérez Santos
Dramaturgia: Abril Zamora
Fotografía: Jordi Boronat
Diseño gráfico: Jordi Boronat


Fotografías promocionales: Juanjo Verga

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...