6 de mayo de 2018

> Desireless < Eagle-Eye Cherry, canciones atemporales para sentimientos íntimos


Hay discos bonitos y atemporales. Uno de ellos es el debut de Eagle-Eye Cherry, Desireless (Diesel, 1997/Polydor, 1998). Hijo de Don Cherry y hermano de Neneh Cherry, el arte corría por sus venas y tras la muerte de su progenitor trasladó muchas de esas emociones, junto con otras tantas, a este primer disco. Su carrera discográfica se ha reducido a cuatro discos de estudio, el último publicado en 2012, y uno en directo, lo suficiente para hacernos ver que el talento lo tenía con él.


Save Tonight fue su primer single. Es su gran éxito por el que se ha llevado alabanzas y premios, 143 millones de escuchas en Spotify lo avalan. Una canción que habla del disfrutar del momento, de una noche, porque a saber que es lo que nos pasa mañana "So take this wine and drink with me, let's delay our misery" . Venía acompañado de un videoclip donde él era el protagonista absoluto por medio de los personajes que iban apareciendo durante todo el metraje. Fue dirigido por Johan Camitz, que también se encargó del Wannabe de las Spice Girls.



-o-


Falling in love again fue el segundo single del disco. Igual de pegadizo que Save Tonight y tratando otro de esos temas universales como lo complejo que es el amor. Complejo a la par que cansado. Fue otra de las canciones que más sonaron en la radiofórmula de entonces en nuestro país. El vídeo fue dirigido por Stephane Sednaoui, responsable del precioso You look so fine de Garbage, 7 Seconds de Youssou N'Dour & Neneh Cherry o Today de Smashing Pumpinks entre otros.



Pero existe una segunda versión realizada por Olivier Dahan mucho más bucólica y terrenal que ésta. Es un clip que está escondido por la red y que parece que desapareció cuando se editó la otra versión.



-o-


Permanent Tears es el tercer single que se extrajo de Desireless y quizás es el que representa mejor el espíritu de todo el disco. Los dos primeros singles marcan muy bien los ritmos perfectos para combinar su estilo con un sonido de radio pero Permanent Tears tiene un espíritu que comparte con la mayor parte de canciones del disco. De nuevo dirigido por Johan Camitz, regresa al blanco y negro en una carrera.



-o-


When Mermaids Cry, cuarto single del disco... y acabo de descubrir, veinte años después, no sólo que fue single sino que tenía videoclip el cual desconocía. Aunque una vez visto el vídeo, siendo una de las canciones más bonitas del disco, entiendo que este clip hubiera pasado desapercibido porque me parece todo un despropósito. No he localizado quien es el director del vídeo, quizás haya borrado cualquier pista para relacionarle.



Estas dos últimas canciones nos llevan por el sonido más puro de Desireless que se va a unos ritmos más folk, con un punto tribal y donde la reconocible voz de Eagle-Eye nos lleva por sus ritmos. Una de mis favoritas es Conversation y, a modo de curiosidad, es que el corte número 12, que lleva el nombre del disco, es una versión de la canción del mismo nombre de su padre, Don Cherry.


Desireless ya tiene más de veinte años pero un aire de atemporal con lo que podéis rescatarlo como si el tiempo no hubiera pasado por él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...