6 de mayo de 2021

[ Episodio 3872 ] [ PUTA: Zahara se abre las tripas, sin anestesia, para mostrarnos lo que hay en su interior ]


Si el titular parece directo, mucho más es lo que os vais a encontrar en el interior de PUTA (G.O.Z.Z. Records, 2021), el disco que acaba de publicar Zahara. Escuchar este disco me genera mucho pudor, vergüenza, miedo, ansiedad y angustia. Al mismo tiempo creo que es uno de esos trabajos que pasarán a su historia como uno de los mejores, aunque pudiera sólo serlo por lo que cuenta pero también el como lo hace. 

Hemos visto discos que han tratado temas duros, normalmente en algunas canciones, pero es que PUTA casi al completo nos muestra un amplio espectro de situaciones, emociones, sensaciones y traumas por los que no deberíamos pasar nadie. El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo que nos sucede en la vida nos afecta el resto de ella. Eso también queda reflejado en las 11 canciones que componen el disco. Una honestidad brutal con un envoltorio que busca acompañarlo de la misma forma. Lo que deberíamos preguntarnos es ¿Estamos preparados para enfrentarnos a la realidad? Porque vamos a visitar las entrañas de la cantante nacida en Úbeda, y las entrañas no suelen ser agradables de ver.


   

El disco empieza al ritmo de flotante. El confinamiento sacó una parte de nosotros horrible, y esta canción nació en ese momento que estábamos encerrados en casa. Ella considera que es la canción que mejor condensa todo lo que uno se va a encontrar en el disco. Casi como si empezaras a levantar un poco esa alfombra que hace años que no tocas... ¿Qué habrá debajo de ella?

 

Tuve un choque brutal al escuchar MERICHANE, que fue el primer single que descubrimos del disco cuando aún no habían descubierto su nombre. Mi cuerpo reaccionó a la canción con rechazo, incomodidad pero en algún momento sintiéndome identificado con parte de la letra ("Yo estaba ahí en urgencias acariciando el límite, necesitaba algo infalible") porque la psique humana a veces nos dice "Hasta aquí". La canción es un derroche de confesiones de abusos, depresión, ansiedad, miedo, pánico... y de cuando te calientan los oídos para decirte cosas ("Yo estaba ahí en las oficinas de Universal tragando sermones sobre mi gran potencial"). En el vídeo de Guillermo Guerrero, "No jugamos a mostrar de manera explícita nada de lo que narra 'Merichane' pero es una falsa amabilidad". Así me lo contaba en esta entrevista con motivo del lanzamiento del mismo.

   

Pero es que después de MERICHANE llegaba canción de muerte y salvación donde directamente nos cuenta como de pequeña deseaba morirse, debido a una serie de acontecimientos, y el daño que eso provoca repitiendo la frase "dañado para siempre". La búsqueda de la salvación, el deseo de la esperanza o el hilo que nos une a la vida.  Así que si uno pensaba que con el tema anterior nos habían dado una hostia con la mano abierta, en éste ha cogido la otra mejilla para dejarnos igual de doloridos. Aquí el vídeo, dirigido por Abel Molina ( _bcn626 de _juno), también está lleno de simbolismos pero dando aún  muchas menos concesiones.

   

La oscuridad en la que se encontraba Zahara empezó a despejar cuando vio el documental de Taylor Swift, Miss Americana, de ahí nace TAYLOR. Una canción en la que refleja un odio hacia los hombres por igual, consecuencia de experiencias del pasado, y menciona la dependencia del público, del cariño de la gente, de sus reacciones, por encima de su propia autoestima. Su voz se encuentra entre la desesperación y la esperanza, una extraña mezclada. Así Guillermo Guerrero se la llevó a un bosque para rodar el clip, en blanco y negro, donde se dedica a preguntarse todo lo que sucede en la canción.  Perdida pero a la vez con la sensación que iba a encontrarse en algún momento.

 

El comienzo de SANSA da la sensación que nos traslada a una Iglesia donde Zahara se encuentra en el altar. Allí nos encontramos con lo que parece otra situación de maltrato. Como si delante de ese altar ella estuviera cantando a esa persona, dejándole claro todo lo que piensa de esa persona antes de volver a alejarse para siempre de él. "Porque da igual lo que avance, una sola palabra tuya bastará para romperme. Como si no estuviera hecha ya de pedazos que tuve que reconstruir. Y cada vez aprietas más fuerte"

   

De repente parece que cogemos aire. Así es como te sientes cuando comienza el ritmo de los beats de berlin U5. Casi es una necesidad una canción como ésta, que tampoco es que sea el optimismo absoluto pero se basa en la historia de la nochevieja de Zahara en Berlín en un fiestón. "Aunque quiera llorar, tú llévame a bailar". La sensación del momento, de ese instante en el que parece que el tiempo no importa... El momento del "Tic, tac, tic tac, tic tac" es uno de esos momentos previos a un subidón de endorfinas en vena. Además el videoclip, de nuevo dirigido por Guillermo Guerrero, nos lleva hasta las últimas horas del fin del mundo. El clip tiene un gran momento en el que prota le dice a ella "¿Qué quieres hacer?", ella se queda en silencio, dice "Bailar" y mira cómplice a la cámara. Gracias Zahara por esta pausa, de verdad. Absolutamente necesaria.

   

RAMONA es una canción con nombre -aunque no es el real-, dedicada a una portera. A una portera de las que meten cizaña... bien podríamos extrapolarlo a esas personas que se meten donde no les llaman, te critican y proyectan sus ideas que dan por ciertas porque les sale de ahí mismo. Como curiosidad en esta canción se menciona la palabra que da nombre al disco y, si no me equivoco, es la única vez que se hace en todo el disco. Lo hace con tal intensidad que parece escupir ese "¡Puta!".

   

Seguimos por todo este viaje oscuro con negronis y martinis en la que Zahara dice que hace un símil de su cuerpo como si fuera un árbol, una metáfora que ha utilizado en las sesiones con su psicóloga. Para mí también me da la sensación que la parte final de la canción es como si estuviera conociendo a alguien y se está sincerando contándole que es lo que se va a encontrar... y lo que necesita. Sacar la baraja para poner todas las cartas boca arriba.

   

Llegamos a médula, que melódicamente es una de las que más me gusta porque creo que produce mucha paz con respecto al resto de las canciones, donde hay una frase que me encanta: "Si al regresar no quеda nadie quizá no pueden mirar algo tan dеsagradable". Creo que puede resumir la sensación que a alguien le puede dar escuchando el disco, escuchando todas las verdades que hay en él. La incomodidad, incluso puede ser un pensamiento al aire con el que preguntarse "¿Cómo va reaccionar la gente al escuchar estas canciones?".


   

La canción favorita de los nazis-fachas va a ser joker donde hay ironía por todos lados. Aquí directamente Zahara no canta si no que se dedica a frasear. Habla de los abrazos a la gente que se encuentra más irritada. Ella ha explicado que es una crítica, por medio de un personaje creado, pero a la vez hace autocrítica sobre aquellos que creen que siempre llevan la razón. A mí también me gusta que haga recomendación de ir al psicólogo, algo que es sanísimo. "Mira, Cayetano, que de mí han abusado y no por eso tengo una excusa para castrarlos. Llevo seis putas canciones explicándolo, Que me sigo gastando lo que gano en intentar volver a ser un ser humano, en dejar de joderle la vida a los extraños, que todas esas veces quería gobernarlos, y en verdad estaba reclamando mi propio reinado"

   

El cierre creo que es un bálsamo, ha convertido la historia de la copla en una mujer, DOLORES. Está dedicada en su abuela y en el vídeo, autodirigido por ella, nos encontramos con la aparición de algunas de las mujeres más importantes de su infancia. Al mismo tiempo ha dicho que la copla a veces se describía en el pasado como una poesía pero de mala calidad. Así habla de una mujer libre que es obligada por el resto del mundo a esconderse. 


Es curioso porque, además de las letras, hay una extraña incomodidad en la forma que están escritos los títulos de las canciones (unos todos en mayúsculas, otros todos en minúscula). La forma en que uno se mete de lleno en el disco, como si fuera una borrachera. La producción del disco es también fundamental, de nuevo la electrónica con la que juega Martí Perarnau IV (Mucho), hace que todo suene de manera diferente. Sin perder a Zahara, que sigue estando ahí, con momentos de distorsión que uno no se espera. Ese juego para que el oyente se siga sintiendo extrañado incluso si hay momentos que no está atentos a las letras.

El conjunto visual con el que se viene es un trabajazo: Por un lado tenemos el diseño del disco, realizado por Emilio Lorente, habitual de los trabajos de Zahara y nominados por el de Astronauta a mejor packaging en los Grammys Latinos 2019, con unos formatos físicos simplemente espectaculares. Es algo que hace la cantante desde que montó su sello, sólo hay que ver las ediciones de Santa y Astronauta. El cierre de la trilogía con PUTA no podía ser menos.  El formato físico está cuidado hasta los límites con una edición Box Set en CD y en vinilo que son brutales, incluyendo una banda condecorativa. Todo esto contigo mismo y tu mecanismo, sin tener una multinacional detrás que (en teoría) abarataría todos esos costes. Siempre hay que tener en consideración estas cosas a la hora de que discos uno elige comprar.


Por otro lado está Guillermo Guerrero que se ha convertido en la mano derecha de Zahara. Empezó  a trabajar con ellas en tiempos del mediometraje Leñador y la Mujer América -justo a finales de este año se cumplen el décimo aniversario de La Pareja Tóxica, por cierto- y le dirigió por primera vez en Caída Libre. En este disco además de dirigir tres videoclips, de los cuatro publicados, es el responsable de todos los lyrics videos que se han hecho los cuales están insertados en esta entrada, co-escritor de la letra de berlín U5 y muchas cosas más que no es necesario ni que aparezca puesto en ningún lugar.

Como bien decía Paco Tomás, en algún lugar que ahora no localizo, PUTA podía ser sustituido por MARICA/MARICÓN y algunos, en determinados momentos, podríamos sentir que hay escenarios bastante comunes. PUTA duele. Duele aunque no hayas vivido lo mismo que ella, porque ella ha conseguido convivir con ello pero ahora somos nosotros los que tenemos que hacerlo con estas canciones, asentarlas y aceptarlas. Ya lo decía en Instagram: "Esa incomodidad, ya no es mía. Ahora tú que estás ahí, al otro lado, tendrás que decidir qué hacer con ella". Ella ha vuelto a hacerlo, porque estamos ante uno de los discos de este año con absolutamente todos los honores.


PD: Por darle un toque más frívolo, la portada del disco bien podría ser mis años de fiesta de finales de la década '00, haciendo que fumo, con cara de borracho, con complementos y de noche. 

Fotografías promoción PUTANoemi Elías con estilismo de Moisés Nieto 

No hay comentarios:

Publicar un comentario