15 de abril de 2020

[ Luna Roja ] Diario de rodaje del videoclip de Capitán Sunrise [1ª Parte]

Hace unas semanas nos fuimos de viaje. Sí, un rodaje de Daniel Cuenca es como pasar unos días de excursión. Como si fuera un campamento de verano lleno de actividades. En ocasiones se hacen en Madrid pero, otras veces, nos toca movernos, coger coches y movernos. Quizás el rodaje más "movido" fue el de Nunca Nadie Pudo Volar de La Casa Azul que nos llevó a parajes preciosos, nocturnos y a trasnochar... Pero no me voy por las ramas. En esta ocasión nos tocaba el rodaje de Luna Roja, tercer single del disco Dramas del Primer Mundo de Capitán Sunrise. Para el grueso de su metraje, nos fuimos a Alcázar de San Juan -el pueblo donde han nacido y vivido Fran Jiménez y Paco Cuenca- y fue toda una experiencia que vengo a contar en las siguientes líneas. Érase una vez que se era...





-o-

Madrid, Sábado 22 de febrero de 2020 
Hora: Muy temprano para ser un sábado

Los Simpsons se van a Alcázar de San Juan

El rodaje comenzaba con un montón de coches saliendo desde diversos puntos de la ciudad de Madrid con un único destino: Alcázar de San Juan. Allí íbamos para rodar la mayor parte del videoclip Luna Roja de Capitán Sunrise. Daniel siempre tuvo claro que quería esta canción como el single que presentara el disco, pero al final se convirtió en el tercero tras los de Mientras sobrevolaba Tokio y Bésame antes de que cambie el gobierno. Nuestro coche iba capitaneado por Támara García y en él iríamos Ariadna Oribé - una de las protagonistas -, Dani y un servidor. 

Ariadna era una elección que teníamos claro cuando Santi decidió que quería una actriz también en Luna Roja: Habíamos trabajado con ella en Talking to myself y Trying your patience de The Perfect Kiss, y Aunque no lo parezca, también llega la primavera a los descampados con escombros de Detergente Líquido, además de verla "to sensual" en el clip de El Gran Volcán de Salvador Tóxico feat. La Buen Querida

Ariadna descansa tranquilamente mientras vamos camino de Alcázar de San Juan

El primer mini drama del día fue que los dientes de mentira de Ariadna, nuestra vampira, se los había dejado en su casa. Así que con el coche hicimos una primera parada allí. Quien dice parada, dice que Paul -novio de Ari- tuvo casi que lanzarlos por la ventanilla ya que Támara vio el peligro en un coche que venía detrás y apenas pudo parar...  Todo el mundo sobrevivió a este momento. 

Se nos hizo un viaje súper rápido, como un suspiro, hablando de unas cosas, de otras... y habíamos hecho acopio de comida a.k.a. guarradas para comer durante el trayecto. A Tam le daban los mil males cada vez que abríamos una bolsa y se dio cuenta que yo no paraba de comer. Nada nuevo bajo el sol, ¡Nunca paro de comer! ¡Me encanta la comida! ¡La comida me da la felicidad! Ains, ya pasó, ya pasó.

Ariadna Oribé es, como Conchi Espejo, una persona imprescindible en nuestras vidas

-o-

Llegada a Alcázar de San Juan, 
Hora: Pues casi la de comer

La base de este rodaje la hicimos en la casa de Paco, miembro del grupo, donde nos juntamos con su familia que nos trató de una forma estupenda. Entre ésta y la casa de Fran dormiríamos todos los presentes. Aquello parecía más un campamento de verano que otra cosa pero con focos, luces, cámaras, y demás a nuestro alrededor. Si pensáis que lo primero que hicimos fue rodar ¡MENTIRA!  Porque si se llega a la hora del aperitivo, casi de la comida... Pues sí, lo primero que se va a hacer es jalar, porque nos gusta comer.

Daniel parece que está comiendo en el insti. Por él no pasa el tiempo

Nos llevaron a un restaurante típico de allí donde nos pusieron finos a comida típica de allí que no sé como no explotamos directamente: Comida, comida y más comida... que ahora que recuerdo, tampoco es que tuviera especialmente mucho hambre, claro, porque ya había comido un montón en el coche. Aún así ¿Quién le va a decir que no a delicias del pueblo como migas, gachas, pisto manchego, queso... Así entre charla, comentarios. La sensación era rara porque parecía como si lleváramos todo el día haciendo cosas y lo único que habíamos hecho había sido coger un coche para plantarnos en Alcázar.

Santi enterándose del guión de Luna Roja. Paco y Andrés disfrutando del momento


Pero es que además de la comida, que estaba toda buenísima, nos quedaba la guinda del pastel. Pastel no era, pero el postre fue una maravillosa bizcochá que estaba riquísima. Alegría para nuestros corazones y estómagos aunque ahora pasaba que todo nos daba una pereza horrible, ¿Podríamos dormir la siesta? Va a ser que no.

Tam echa mirada de circunstancia a Dani. Fran fotografía el plato, ¡estaba de bueno! 
(Los platos, que Fran ya lo estaba de antes)

-o-

Alcázar de San Juan, Hora: Pues después de comer,
Llegada del vampiro, organización y traslado de la viuda al parque

David con cara de no saber porque se ha metido en todo este lío

Una vez ya llenos hasta arriba, cafés, tes e infusiones incluidas era hora de marchar. Vuelta a los coches para en esta ocasión irnos a casa de Fran... Allí no estaban sólo los padres de Fran. David Cabrera -el vampiro- y Marce Iglesias - Auxiliar de Producción- acababan de llegar -venían más tarde porque tenían una competición de crossfit por la mañana, sus cuerpos así lo demuestran-. Llegaron antes y los padres de Fran les vieron en su puerta y casi que antes de llamar ya estaban dentro haciéndose amigos suyos. 

Ariadna, nuestra Bella Durmiente, descansando hasta tocarle su turno

Ocupamos la casa, con permiso de los padres de Fran Jiménez (Voy a tener unos suegros encantadores) mientras unos se echaban un rato la siesta (¡Hola Ariadna!, nuestra particular Bella Durmiente pero sólo por este rato que le esperaban dos días bien completos), otros empezaban a maquillarse y otros... se estaban tomando gin tonics en la terraza con toda la tranquilidad del mundo. Perdón, una señora terraza, donde hacía calor, se estaba súper bien. Claro, había que pasar la comida por el filtro del alcohol. 

Tam siendo maquillada y poniéndola to' negra. Por detrás asoma Cris, cual fantasma
Así que Eva Rincón y Cristina Calavia -maquilladoras y encargadas de FX- comenzaron por Tamara García que tendría aquí su gran papel. Ella había participado anteriormente en otros trabajos de Daniel como siendo una de las malísimas de Nunca Nadie Pudo Volar o en Pizza Fría, pero aquí tendría mayor protagonismo como una de las Manolas. La más jovencilla de todas. Con ella sería la primera que rodaríamos.

David y Marce observando atentos la transformación de Tamara

Paco, enfermero que estos días está salvando más vidas que nunca, se tomaba la vida con tranquilidad

Al poco rato cogimos a Fran para que nos llevara con Tam -aka la actriz revelación- a un parque donde rodaríamos una escena en la que ella. Tamara ya  iba vestida con su peineta y look de mujer viuda que le quedaba estupendo... pero no todo era estupendo, con ese look puesto y la peineta, digamos que le costaba entrar en el coche. Así que allí dentro parecía que iba en plan: a) A punto de vomitar agachada contra el cristal, b) Sacando la cabeza por la ventanilla cual perrillo que busca el aire.
En un parque colocando carteles como locos

Así, todo compungida, mientras poníamos carteles de "Se busca" con Buffy en buena parte de los árboles. Carteles, por cierto, que no había manera que se quedaran pegados y estuvimos como diez minutos intentando, pegando, despegando, que uno se cae... Pero es que Dani es muy detallista, ya que este plano dura tres segundos. Puede que haya gente que no se de cuenta pero si paras el plano verás todos los carteles que hay en los árboles por detrás. Y no es CSI... perdón CGI.

Tam sufre muchísimo, lo vive, lo siente... y mirad todos los carteles detrás


Conseguimos que Tam se metiera de lleno en su papel. Le dijimos cosas no demasiado bonitas para que llorara un poco, se pusiera compungida pero ella ya tenía su método instalado en su interior y no hizo demasiada falta. Por cierto por si no podéis leerlo, en los carteles está escrito: "Se busca, Buffy, Viva, muerta o resucitada". Los carteles de este vídeo han sido realizado por el Director de Arte, Jon Alcaide.

Daniel concentrado buscando el plano perfecto... Venga rápido que se nos va la luz
La luz empezaba a caer sobre el parque. Así que regresamos a toda velocidad a casa de Fran... 

-o-

Alcázar de San Juan: Regreso al campamento base y camino a la central eléctrica, 
Hora: Cayendo el solete que daba gustete

Andrés es el hombre que te toca la guitarra, te produce y te masteriza
Regresamos de nuevo a casa de Fran para comprobar... ¡Qué la gente aún no estaba preparada! Sí, yo ya había empezado a gritar y el poli malo que hay en mi interior. A la mayor velocidad que pudimos, cogimos los coches y nos fuimos hasta la central eléctrica, que casi parecía que íbamos camino de atracarla o robarla. Esta escena era importante porque sólo podría ser rodada en una sola toma. Viviendo al límite, vaya.

Mientras montábamos el set con sangres y vísceras... aunque aún no sabían que no íbamos a rodarlo
Lo peor de los rodajes son las esperas, pero es que en este caso además era mayor ya que requería mucho tiempo el poder dejar bien abierto a Andrés Rebolledo -su tripa quedaría bien expuesta al mundo-  pero a medida que se iba montando, vísceras por aquí y por allá, el sol se había ido del todo y los focos no parecía que fueran a hacer el efecto que quería hacer el director. 

Montando el muerto con las vísceras fueras. Andrés lo sufrió aquí de lo lindo


Así que llegó el punto en el que se decidió que era mejor aplazarlo al día siguiente con una mejor iluminación que nos diera la Diosa Tierra. Pobre Andrés, que pasó un fresquete tirado en el suelo con las vísceras por encima. Decidimos entonces pasar directamente a la siguiente localización, para ello subiríamos a las alturas de la ciudad. 

-o-

Alcázar de San Juan: Camino de Los Molinos, 
Hora: Ya con la noche sobre nosotros (pero sin Luna roja en aquella noche)


"Mira, tienes aquí una caries. Tranquilo que yo te la quito"
Con la noche encima, el frío que hacía era la mar de majo. Nosotros que habíamos pasado la tarde en manga corta, con un tiempo cuasi veraniego a finales de febrero... ahora estábamos helados de frío. Con nuestros coches empezamos a ir por calles como si aquello fuera La Noche de los Castillos pero al final en vez de Castillos nos encontramos con Molinos de viento gigante, junto con un grupo de chavales haciendo botellón. Bendita juventud que no siente el frío igual.  Los Molinos están en lo alto de Alcázar de San Juan, con unas vistas preciosas y con una iluminación que lo hace muy llamativo.

"David, pósame como si no te estuvieras congelando"
Paco pensativa sabiendo que, en unos minutos, va a tener que morir. Así es la vida

Allí, además de rodar, lo que hicimos fue pasar muchísimo frío, pero muchísimo... Entre que el director había perdido* su cazadora. -*Perdido fue descubrir que se la había dejado en una de las casas, sobre una silla- y se puso por encima hasta la tela que cubría las espadas que nos habían prestado para el rodaje (¡Gracias, Luis Chinaski!). Un panorama que nos dejó una buena parte de la noche en las alturas. David y Ariadna se lo congelaron todo ya que sus vestidos eran más veraniegos que invernales. Si los que íbamos "más abrigados" estábamos helados, ellos lo estaban más. Daba igual que cuando se cortaba se les diera los abrigos inmediatamente, hacia muchísimo frío. ¿He dicho que hacía mucho frío?

La soledad del director pensando en que planos hacer. Da hasta penita, ¿Verdad?
Parecen el reparto de El Señor de los Anillos de camino a Mordor


La noche también fue el momento de la matanza. Sacar corazones no es tan sencillo como parece, verlo es romper la magia. El trabajo de Eva y Cristina, maquillaje y FX, fue absolutamente buenísimo. No sólo hacían los efectos sino que se convertían en los "dobles" para el momento "Arrancacorazones" (¿Os acordáis de aquella serie llamada los Rompecorazones? Pues no era igual). Por un lado se rodaba a los vampiros chunguis quitando los corazones, pero el primer plano de ellos en realidad es un torso hecho con papel albal y un corazón en su interior. Eva y Cristina se ponían tras él y el vampiro lo cogía con toda su furia. Adiós a la magia del cine, amigos. 

Dani explicando a Ariadna "Y ahora te cargas a Fran, sin miramientos, mira que tiene cara de chungo"
Rompiendo la magia del cine. Así se sacan corazones
Y, también, la noche fue el momento en el que apareció un coche por aquellos lares -donde lo más que había era un grupo de chavales haciendo botellón- que se quedó aparcado cerca de los nuestros sin salir de él. ¿Habríamos descubierto el picadero de Alcázar? Aseguramos que si hubiéramos mirado por la ventanilla a lo mejor hubiéramos vivido un momento Titanic con una mano en el cristal. No nos atrevimos.

Y aquí Ariadna "matando" a Fran... al menos sacándole el corazón

Los coches fueron los salvadores... sobre todo para algunos que no se movieron de allí en toda la noche - Ejem, ejem, EJEM- pero servían para entrar en calor sobre todo para los actores y los miembros del grupo como Paco Cuenca y Fran que iban a morir por allí. Una vez acabadas las muertes nos fuimos cuasi que corriendo todos a los coches para bajar de nuevo a la ciudad.

-o-

Alcázar de San Juan: Calles por la ciudad,
Hora: Uys ya es muy de noche, ha pasado la hora de cenar

A veces Dani maquilla. Porque ella es una artista completa

Una vez todos muertos, desangrados y esas cosas, era hora de seguir. Que aunque ya habíamos pasado las once de la noche aún quedaba mucho por rodar. Volvimos a la ciudad para perdernos por sus calles, jugar con espadas y rodar los planos de nuestros vampiros to' chulos paseando como si estuvieran solos por las calles... En realidad, estaban solos por las calles. La tranquilidad de algunos barrios de Alcázar de San Juan era maravillosa. Así que no hubo mucho problema, ni parar coches, ni a gente.

Lo que si que hubo que parar era el descojone de Santi Diego cuando Ariadna le pillaba y le mordía. En la primera toma fue sorpresa pero al haber varias repeticiones había momentos que Santi casi más se sentía en un Pasaje del Terror que que un vampiro estuviera mordiéndole. David y Ariadna fueron unos vampiros muy insistentes.

A los actores a veces los ponemos a hacer malabarismos

El resto del equipo, mientras, se fueron a comprar pizzas para cenar. Ya estábamos rondando la media noche y seguíamos nuestro camino por la ciudad. Terminamos en una de las plazas de Alcázar, mientras los jóvenes del lugar estaban de bar en bar donde nos quedaron claro varias cosas: 1) La agilidad y flexibilidad de David ya me gustaría para mí, 2) Que Ariadna parece que ha nacido con una espada puesta en la mano, 3) Que ambos están hechos de acero anticongelante.

Así, dando la 1 de la madrugada, ya era hora de irnos a la cama porque a la mañana siguiente... ¡Volvíamos a madrugar!. Sólo hacía falta el último tetris que era elegir cada uno su cama, yo opté por un sofá donde se estaba que daba gusto. Nos quedaba toda una jornada más de rodaje en Alcázar.

Fin del día de rodaje. Todos a la cama pero antes una foto donde parezca que no estamos congelados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...